• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

CONDUCIR DESPUÉS DE LOS 65 AÑOS

Lo sucedido hace unos días en Pontevedra vuelve a poner en la picota 

Lo sucedido hace unos días en Pontevedra vuelve a poner en la picota a los conductores más veteranos. La pregunta es saber si existe o no motivo para preocuparse por ello. La alarma salta después de que un conductor de 86 años haya arrollado a un pelotón de ciclistas con resultado de muerte y numerosos heridos. Se incide en saber si un hombre o una mujer pasados ya los 65 años está en condiciones de llevar un volante. La polémica está servida. Hay respuestas y preguntas de todo tipo que no tienen una resolución fácil y podría acabar metiéndome en un jardín lleno de situaciones conflictivas que me acabarían llevando también a posiciones surrealistas de gran confusión y sin alternativas claras. 
Lo único claro es que, según la DGT, hoy en día circulan por España más de tres millones de personas conduciendo con una edad superior a los 65 años. Entiendo que la responsabilidad  está en uno mismo y en las personas que le rodean. También en los exámenes psicotécnicos a los que se les comienza a situar en el punto de mira y que muchos se toman a pitorreo. ¿Quién regula esto? La sensación generalizada es que aquí lo único que importa es cobrar. Pero insisto en la responsabilidad de uno mismo. Conducir no es un juego de niños. Y hay que ser más severos a la hora de castigar las infracciones y sobre todo las reincidencias. Y vuelvo a hablar de sensatez y compromiso. Hay que ser serios. Por seguridad propia y la de los demás. 
¿Que existe mucha irresponsabilidad sobre la carretera? Pues claro. Pero no solo de personas mayores. Los jóvenes y los no tan jóvenes también exhiben un curriculum devastador. Hay  casos flagrantes que claman al cielo y no seré yo quien vuelva a recordarlos. Pero sí me gustaría mencionar una de estas insensateces ocurrida por la zona de Madrid. La de un joven discapacitado, de 36 años, que circulaba a 297 kilómetros por hora. Y lo grave de toda esta sinrazón: conducía un Porche 911 automático sin seguro y no tenía el carné de conducir en vigor. Por si fuese poco, según la Policía, el conductor contaba además con antecedentes relacionados con delitos contra el patrimonio o el tráfico de drogas. 
Aunque la edad merma las facultades personales, no siempre es la causa de tanta desdicha  siempre que se esté en condiciones físicas y mentales para conducir. Tenga 18 años como 80. Es el sambenito que toca. Y yo me rebelo.