22:30 h. Sábado, 20 de diciembre de 2014

 

SUMADOS AL CAMBIO

Tómas Fernández |
Redacción | Actualizado 21 Noviembre 2011 - 11:59 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:

Pocas veces en la historia de la democracia española se habrá llegado a una consulta electoral con dos cosas tan claras dentro y fuera del país: que la alternancia en el poder se iba a producir y que el destinatario de la nueva mayoría salida de las urnas tenía nombre y apellido muy concreto.

Para encontrar antecedente similar habrá que remontarse a las elecciones de 1982, cuando una UCD descompuesta y sin pulso dejaba paso al joven socialismo liderado por Felipe González. Si entonces el eslogan de los ganadores fue “Por el cambio”, el Partido Popular se apresta hoy a abrir una nueva página de la historia de España bajo el lema de “Súmate al cambio”.

Conseguida la mayoría absoluta, el PP ha seguido creciendo en comunidades como Galicia con un techo  muy difícil de superar

En línea con lo apuntado por sondeos, el Partido Popular ha conseguido la mayoría absoluta, la quinta de las habidas en las once elecciones generales celebradas desde 1977, y ha continuado creciendo en comunidades, como Galicia, cuyo techo estaba ya muy alto.

La mayoría absoluta era el objetivo acariciado y resultará especialmente necesaria en un Congreso tan fragmentado como el que ha salido de las urnas.

Al PP y a su presidente Mariano Rajoy les tocará pilotar un tiempo convulso definido, como decíamos ayer, por una economía al borde de la intervención, por unos niveles de paro nunca vistos y en ascenso, por unos retos territoriales de primer orden y por una compleja agenda de reformas internas.

Tal vez se esperaban mayores niveles de participación. Pero entre el desencanto de quienes dieron por perdidas las elecciones desde el primer momento, la confianza de quienes las tenían por ganadas y el mal tiempo en algunas circunscripciones, el hecho es que se ha estado por debajo de lo que hubiera sido deseable en unas elecciones tan cruciales como éstas.

¿Y a partir de hoy, qué? Es la pregunta inevitable. Por una parte, parece clara la voluntad de diálogo con todos por parte de Mariano Rajoy. Pero, ¿cuál y cómo va a ser el PSOE que se sentará en los bancos de la oposición? ¿Será el montaraz Partido Socialista de cuantos han acompañado a Pérez Rubalcaba en la campaña?

No habrá que perder de vista que, por lo visto y oído estos días, se trata de gentes a las que el cuerpo inevitablemente les va a pedir eso de “al PP, ni agua”.

Gentes cuyo mayor distintivo es el rechazo visceral a la derecha. ¿Son ellos representativos del sentir general socialista? ¿Serán capaces de sentarse a hablar y negociar y a hacerlo con lealtad? Hasta ahora esto no ha sido su fuerte. Sea como fuere, muchas e importantes incógnitas quedan planteadas en el nuevo tiempo que se abre.