Unos libros por Navidad

Que levante la mano quien no haya caído en la tentación de comprar algún regalo o darse algún capricho, y al llegar a casa descubres que no te gusta, que no lo necesitas, lo que demuestra lo difícil que es sustraerse al encanto del consumo.
Ante esa perspectiva decidí que el mejor regalo que puedes hacer en navidades es un buen libro, de los que te dejan un buen sabor de boca, o te instan a reflexionar sobre aspectos de la vida a los que no das importancia, pero que la letra impresa te enseña a valorar, porque nada hay más reconfortante que sustraerte al ruido ambiental y centrarte en una buena novela, como  “La antología poética” del escritor y poeta Antonio Oliver Belmás”.
Oliver Belmás pertenece a la Generación del 27, al igual que su esposa la gran poetisa Carmen Conde, primera mujer académica de la lengua. Ambos fueron amigos de Lorca y de Miguel Hernández, con los que intercambiaron vivencias y una rica correspondencia que se encuentra en la fundación que lleva su nombre y cuyo contenido conocí cuando murió Belmás y Carmen me pidió que le ayudara a catalogar su archivo.
Ambos escritores pusieron en marcha en su Cartagena natal, en el año 1931 la Universidad Popular, para divulgar la cultura entre los trabajadores. Un proyecto que finalizó abruptamente con la Guerra Civil y que resurgió del olvido con la instauración de la democracia, aunque en un nuevo contexto socio cultural. En el libro se incluyen poemas de los ganadores del Premio Internacional de Poesía Antonio Oliver Belmás. Con prólogo de Luis Alberto de Cuenca, quien describe el rigor y la libertad de esos poetas a la hora plasmar sus emociones, sus angustias y sus alegrías.
Y de Antonio Oliver a la prosa de Francisco Umbral en “Mis queridos políticos: retratos poéticos y antipoéticos”. Una edición que recoge crónicas que el vallisoletano escribió sobre los personajes más relevantes de la vida Transición y hasta su muerte. Un libro en el que figuran personajes como Felipe González, Fraga, Carmen Díaz de Rivera, a quien describe de la siguiente manera: “Fue musa abrasada por la veleidad, el chinchón de Carrillo, el anís de Tierno y los idilios y amores difíciles de Calvino”.
Crónicas que retratan lo que fueron aquellos años y cómo eran sus personajes a los que quiso o destrozó. En definitiva, una crónica de la España contemporánea que merece la pena leer.
“Animales domésticos”, la última novela de Teresa Viejo, es un thriller psicológico y enigmático, un retrato del amor y el deseo, en estado puro. Teresa, que fue la primera directora mujer de Interviú, ha publicado ya tres ensayos sobre los hombres, las parejas, las relaciones de unos y otros, en los que ha contado con maestría sus experiencias con el género humano, al que disecciona con elegancia y en profundidad.
A Sergio del Molino, le conocí a través de “La hora violeta”, su primer libro. No sabía quién era ni si me iba a gustar. Un libro que me cautivó por el título y que recomiendo a los que quieran aprender cómo hacer frente a las sorpresas de la vida. Uno de los libros más bellos que he leído. Con una temática muy diferente a “Lo que a nadie le importa”, donde el autor echa mano de su memoria para descubrirnos esa España vacía, despoblada, que tanto le ha marcado.