• Domingo, 18 de Febrero de 2018

VIVIR EL JAZZ (POR EL LIBRO)

Por fin Manel R. Mantiñan se atrevió a dejar constancia literaria de su romance con el jazz, que, por otra parte, eran un secreto a voces. Un amor de juventud que se fraguó bajo la premisa de “conocerlo es amarlo” y que adquirió en ese conocimiento una relación apasionada a lo largo de los años que él describe en el libro “Vivir el jazz (una declaración de amor)” –editado por la Diputación de A Coruña que acaba presentar con Diego Calvo, presidente de la Diputación, Juan Antonio Porto, Gonzalo Rubalcaba y Sacha Hormaechea.
Un libro cuya lectura nos conduce por los vericuetos anímicos, narrados en primera persona, que guiaron primero una afición nacida en una época, años 60, –en la que mantener en España relaciones con esta música le señalaba a uno como “bicho raro”– para convertirse en pasión activa con el transcurso del tiempo. Manel describe con amenidad y con variedad de ilustraciones fotos, sus “amoríos” con la “música del diablo” y algunos de sus “ángeles”. Unas relaciones que Mantiñan vivió siempre con fidelidad como empedernido aficionado  “discográfico” y asiduo a incontables conciertos y festivales, para convertirse en “cruzado” por la causa con la bandera del jazz ondeando siempre en el horizonte.
Su amor por el jazz, expresado como comentarista musical, director, coordinador y asesor, nos trajo eventos musicales de gran magnitud, entre ellos el Festival Internacional de Jazz Cidade de A Coruña (1983-1986) y posteriormente, ajeno al desaliento y con fidelidad al amor de su vida musical, unas Jornadas de Jazz Heineken. De su mano, como asesor, también llegaron los Ciclos de Jazz y los Conciertos Extraordinarios de la Fundación Barrié”, que fueron una referencia en los circuitos del jazz. Me quedan en las teclas muchas cosas por escribir sobre Manel R. Mantiñan, y todas buenas, que el lector encontrará en el libro “Vivir el jazz”. Gracias, Manel, por “Vivir el jazz” y lograr que otros lo hagamos leyendo tu libro.