• Jueves, 22 de Febrero de 2018

La música toca fondo y “rebota”

Después de varios años de caída libre, el Anuario de las Artes Escénicas Musicales y Audiovisuales de SGAE –una obra fundamental para conocer las claves de la cultura en España– trae buenas nuevas sobre el sector de la música, que parece “rebotar” y subir tras continuos descensos desde 2009. En cifras el ascenso durante 2014 se sitúa en un 25,16 por ciento. 
El tirón viene dado por el aumento de la música grabada en el mercado digital, que se lleva el 62.920 millones de euros, que representa el 30,7 por ciento del total, acercándose al mercado físico, que facturo 86.992 millones que suponen un aumento del 15,3 por ciento con respecto al ejercicio anterior, con una cuota de mercado del 58,8 por ciento. 
A pesar de que las ventas de los CD y la música en “streaming” continúan copando el mercado en términos generales el vinilo no puede estar pasando por mejor momento. Las principales fábricas mundiales han tenido que alargar los plazos de entrega ante una demanda cada vez más elevada que, además, ya no llega sólo de los sellos independientes. Las multinacionales también quieren participar de esta segunda (o tercera) etapa dorada del vinilo. 
En la balanza musical uno de los datos negativos proviene de los conciertos, que sufren un 4 por ciento en la asistencia de público que, sin embargo, recaudaron más por la subida del IVA y los grandes conciertos y festivales con entradas más caras. Los “patitos feos” del  “patio musical” son la ópera y la zarzuela, que han sufrido una bajada del 5,7 por ciento de espectáculos, un 4,9 menos de espectadores y un 5,9 menos de recaudación. 
En la música clásica tampoco se observan “brotes verdes” y prosigue su tendencia a la baja. Los conciertos con entrada de pago, bajan un 2,4 por ciento y las cifras de recaudación se sitúan en un menos 3,8 por ciento. En dicho Anuario, también se puede leer un estudio en el que 500.000 personas trabajan en el sector cultural en España, aunque señala que la realidad muestra que los creadores y autores, tienen que compaginar su trabajo con otras labores de “supervivencia”. Toca esperar a que el “rebote” se extienda a todos los sectores musicales y tenga un mayor impulso...