• Martes, 20 de Febrero de 2018

La música española está de luto

Tenía 72 años. El fallecimiento de José Luis 

Tenía 72 años. El fallecimiento de José Luis Armenteros pone de luto a la música española, puesto que fue uno de los compositores y productores esenciales de la música pop, en solitario o junto con Pablo Herrero, con el que formó parte, como guitarra, del grupo Los Relámpagos  , cuando surge en él panorama musical moderno internacional un tipo de música que prescinde de la voz cantante. 
Los Relámpagos, lograrían un gran éxito popular interpretando, con instrumentos y ritmos modernos viejas melodías españolas y composiciones clásicas, con una narrativa musical muy utilizada en la música instrumental . Su primer gran éxito fue “Nit de Llampecs” –Noche de Relámpagos”– , con un ritmo básico , de sardana. “Alborada gallega”, fue otro de sus temas reconocidos popularmente. En esa época, 1966, lo conocí en un concierto en el club coruñés “La Terraza”. Nos reencontramos años más tarde en los estudios que la discográfica Philips tenía en la Avda. de América donde ya era director artístico de la compañía tras abandonar el grupo junto a Pablo Herrero, En esos momentos acababa de fichar  a Formula V , encargándose de la composición y los arreglos, junto a Herrero, de sus canciones asaltando las listas de éxitos –“Tengo tu amor”, “Cenicienta”, “Eva María”, “La fiesta de Blas”) o “Cuéntame”–.   En esa etapa “adquirió” para la a grupos como Smash y Los Puntos, entre otros. El dúo  “Armenteros-Herrero”, ya trabajando de forma independiente tuvieron una ingente labor como compositores, arreglistas o productores que les llevó, esencialmente en las décadas de los setenta y ochenta, a que sus canciones, además de los mencionados, las grabaran, entre otros, Jarcha (Libertad sin ira), Basilio, Massiel, José Luis Rodríguez “El Puma”, Francisco (Latino) , Rocío Jurado (Como una ola), y Nino Bravo  para el que compusieron “Un beso y una flor”, “Libre”, “América, América”. Aúnque nuestros encuentros fueron esporádicos,  recuerdo aquel abrazo emocionado que nos dimos en los pasillos de Polydor, el 16 de abril en 1973, donde estaba de visita, cuando Parejo, el jefe del departamento de promoción de la compañía nos dio la noticia de que Nino Bravo, al que se esperaba para grabar un nuevo disco, había fallecido en un grave accidente de circulación. José Luis, ahora que ya eres “Libre”, para ti “Un beso y una flor” para despedirte amigo hacia el “nuevo mundo”. Ya nos “contarás” como te va.