• Martes, 20 de Febrero de 2018

El jazz mejora en las distancias cortas

Cuando el ciclo “JazzAtlántica” irrumpió en el panorama

Cuando el ciclo “JazzAtlántica” irrumpió en el panorama musical de A Coruña, para sustituir a los ciclos de “Jazz de la Fundación Barrie”, que pasaron a “peor vida” –por los recortes o “ajustes”–, en 2012, después de 17 ediciones –la primera en 1995– que llegaron a posicionarlo como uno de los referentes en España desde su creación, los aficionados al jazz levantaron la “paletilla” y recibieron con satisfacción la llegada de un “sustituto” que nació con la “promesa” de una permanencia que por motivos similares al cierre de su antecesor, solo duró 3 años. Ahora, con excepciones puntuales, el jazz, volvió a donde nació su historia, a los clubs. Y en ellos “resucitó” con el ciclo “+ QueJazz”.
El jazz ha vuelto refugiarse en los clubs –de donde en realidad nunca salió– en esos espacios en los que la comunicación entre músicos y aficionados es más intensa y la música adquiere un sonido y un “sabor especial” del que disfrutamos los aficionados a esta música. Los clubs son los encargados de mantener viva la llama sagrada del jazz y por ello, el Bembiú, Filloa y Garufa Club –los clubs implicados donde se celebraran los 15 conciertos del ciclo–, han organizado, por tercer año consecutivo, un tour musical , “+ QueJazz”, en el que durante todo el mes julio se podrá escuchar jazz, clásico, latino, dixie y también blues y soul. En su tercera edición se ha apostado por un cartel todavía más potente, con mucha fusión de estilos –jazz clásico, el jazz latino, influencias dixie, el soul, el blues y el soul–. y grandes figuras, con nutrida presencia de grupos y artistas gallegos. Los organizadores apuestan fuerte animados por la buena acogida dispensada por los aficionados en la anterior edición y la necesidad de llenar un espacio de programación y con ello acercar al jazz a un mayor número de público y mostrar una gran parte de las ramificaciones e influencias que constantemente reverdecen está música. Este año, como cabeza de cartel figura el trompetista neoyorquino, de raíces puertorriqueñas, Jerry Gónzalez, que llega con formación de trío, considerado una de las figuras clave del jazz latino, nominado en varias ocasiones para el Grammy Latino.