“Cidea”: taller de música y tecnología

La búsqueda de nuevos timbres y sonoridades musicales, 

La búsqueda de nuevos timbres y sonoridades musicales, se remonta a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando bajo el término de “futurismo” existía un creciente deseo entre los compositores de utilizar las tecnologías emergentes en el terreno musical. Se crearon multitud de instrumentos que empleaban diseños electromecánicos, los cuales allanaron el camino para la aparición de instrumentos electrónicos que hoy son “presente”. 
Siempre hubo dudas y debates cuando apareció la música elaborada con dispositivos electrónicos al respecto de las figuras del creador musical y el ejecutante que transforma en sonidos todo aquello que el compositor plasma en un pentagrama. Hoy esas desconfianzas han quedado resueltas, ya que con la incorporación de la tecnología en la creación musical las figuras de compositor e intérprete se funden una sola. 
Un tema apasionante sobre el que girara el taller de “Cidea” –un proyecto ambicioso que pretende aunar cultura e industria– dirigido a todas aquellas personas interesadas por la música y la tecnología, que Nicolás Pastoriza impartirá en la  Fundación Luis Seoane, el jueves día 19 –con conferencia incluida a las 19,30 horas–, y el 20 de noviembre en horarios de 16.00–19.00 horas, mostrando a los participantes todo este proceso en el que la escasez de medios fue sustituida por la inventiva, interactuando con el público, aquellos  pasos que llevaron a la gestación y grabación de su último disco “Luna de Kubrick”, relatando de la manera lo más didáctica posible cómo “se puede hacer pop sin (casi) salir de la cocina” empleando instrumentos básicos como el peculiar “theremin”. 
Nicolás Pastoriza es una de las figuras más destacadas del panorama musical gallego y, por extensión, español. En su paso por grupos como Los Buzos, Bromea o qué? o La Marabunta y su caminar en solitario –con tres discos editados–,además de colaboraciones como compositor e intérprete con varios artistas de referencia en el panorama musical, hablan de una trayectoria en la que el caudal creativo siempre brillo con luz propia.