Bowie: se fue el mito, llega la leyenda

Corría el año 1969, cuando una “rareza espacial” –“Space Oddity”–, una canción mezcla de folk, balada y rock progresivo, llamó poderosamente la atención. En ella Bowie cantaba, narraba, la sensación desoladora y alucinante del lanzamiento al espacio del astronauta Mayor Tom, dentro de una  pequeña cajita de lata sin ninguna conexión con la tierra. Una canción, “incongruente”, para la época que ahora, con visionado retrospectivo, define la trayectoria , la personalidad artística de Bowie: todo mezclado y luchando por el control. 
Coincidió con el alunizaje del Apolo XI y fue su lanzamiento hacia el espacio musical en el que brillan las estrellas. Con 69 años cumplidos, el “astronauta” Bowie, el “Rey del Glam”, el “Duque Blanco”, el “Camaleón”, inicia otra nueva odisea  estelar hacia esa “Blackstar” (Estrella Negra), que él fijo como objetivo en su  ruta de navegación existencial durante su enfermedad y que publicó dos días antes de emprender el viaje. David Bowie, fue un artista en permanente revolución que ha influido como pocos en  la música y la estética durante 50 años. 
Tras su primer éxito en 1969, llegó “Hunky Dory” (1971) y “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders of Mars” (1972), que  cimentaron su leyenda global. La segunda mitad de los setenta trajo la llamada trilogía de Berlín, sus discos con Brian Eno, incluido el inmortal “Heroes” (1977). En los ochenta abrazó el pop y bajó a la pista de baile, con éxitos como “Let’s Dance” (1983). A lo largo de las décadas de 1990 y 2000, siguió experimentando con distintos estilos musicales, incluyendo “blue-eyed soul”, “industrial”,“ adult contemporany” y “jungle”. 
En la tierra deja un legado de 136 millones de discos a lo largo de su carrera, numerosos de platino, de oro y de plata. Su imaginación y su talento marcaron la segunda mitad del siglo XX. “Lo que hago es muy sencillo, es solo que mis elecciones son muy diferentes de las de otras personas”, aseguró en una ocasión. Se fue un ícono, un mito que desafió todas las convenciones en la música, en la moda y hasta en la sexualidad y a partir de ahora se inicia su leyenda.