• Martes, 24 de Octubre de 2017

¡Votaremos en noviembre!

Como es bien sabido los jefes nunca toman

Como es bien sabido los jefes nunca toman vacaciones, sino que piensan en nuestro bien y reflexionan. Nuestros jefes políticos llevan todo el fin de semana y parte del puente reflexionando con mucha profundidad, o sea, que están de vacaciones, que es algo que sólo se puede permitir el 42% de la población. A mí me llena de satisfacción que nuestros jefes formen parte de ese privilegiado grupo. No obstante, Pedro Sánchez, que ha sustituido “la letra con sangre entra” por “el gobierno con más urnas es más tierno”, está empeñado en hacernos unos demócratas de provecho que no vayan a votar y se desentiendan de sus deberes cuatro años, sino que lo hagamos más a menudo. Si los planes de Sánchez no fallan volveremos a votar el 27 de noviembre. Como saben los de letras de mi generación Acacio significa “sin malicia”, y este inocente era centurión de Roma, pero tuvo la ocurrencia de hacerse cristiano en tiempos de Diocleciano, que veía un cristiano y le entraba una descarga de adrenalina semejante a la que le le debe ocurrir a Cañamero cuando se encuentra con un empresario al que le van bien las cosas y gana dinero. El centurión Acacio fue torturado y, luego lo cortaron la cabeza, con lo que la Iglesia lo convirtió en patrón de los soldados y protector contra los dolores de cabeza, aunque mantengo en ese aspecto cierta discrepancia, porque también tenía bastante méritos en ese campo María Antonieta.
Menos mal que, antes de San Acacio, hay en octubre un largo puente del Pilar, con lo que podrán irse a descansar. Perdón: a pensar.