• Martes, 21 de Noviembre de 2017

La gilipollez se extiende

Insensibles a los graves problemas que no queremos mirar,

Insensibles a los graves problemas que no queremos mirar, vivimos en unas sociedades que pueden dejar morir de hambre a cientos de miles de seres humanos, pero a la que un perro abandonado le puede impeler a movilizarse con ardor justiciero.
En este desequilibrio, extravagante como una dama inglesa de principios del XX, en un cine de Memphis se ha retirado la exhibición de “Lo que el viento se llevó”, una de las grandes películas de la historia cinematográfica, porque dicen que muestra de manera insensible la esclavitud.
No, de manera insensible, no, la muestra tal como era en la época, y el 64% de la población de Memphis, que es negra, debería estar orgullosa de la larga lucha, aunque tengan ahora en desgracia a un presidente como Donald Trump.
Sí, en el siglo XIX había esclavos en Estados Unidos. Y por eso hubo una guerra de Secesión. Es más, después de derogarse la esclavitud a mediados del XIX todavía, hoy, hay casos de esclavitud enquistada, por ejemplo, en Brasil, y lo que hay que hacer es luchar contra ello y no quitar una película, rodada en 1939, basada en una novela que se publicó en 1936, y que forma parte de los libros más vendidos y leídos de Estados Unidos.
¿Quemamos los ejemplares? ¿Dejamos de ver las Pirámides de Egipto, porque las construyeron esclavos? ¿Anulamos cualquier viaje a Grecia porque en el Partenón también intervinieron esclavos? ¿Prohibimos las obras de Sócrates, Platón y Aristóteles, porque mientras ellos peroraban, filosofaban y escribían, había un amplio segmento social, los ilotas, que eran unos auténticos esclavos?
¿Cabe algún gilipollas más en Memphis, en España y en el planeta Tierra? Si no se puede ver “Lo que el viento se llevó” me imagino que se prohibirá “El puente sobre el río Kwai”, porque quedan muy mal los japoneses ¡Ah! Y que se quemen las películas del Oeste en la que quedan mal los indios, que son casi todas. ¡Somos tan sensibles! ¡Nos gusta tanto la gilipollez!