• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Algunos trabajan

Mientras parece que casi toda España estamos pendientes

Mientras parece que casi toda España estamos pendientes o participando en el “Master Chef del Independentismo”, organizado por los aspirantes a dar un golpe de Estado con una instancia, hay gente que trabaja.
Representantes de seis países, expertos en servicios de inteligencia, seguridad y defensa, asisten en Jaca a un curso titulado “Seguridad y Defensa: conocer el pasado para preparar el futuro”. Detrás de este título académico lo que yace es un riguroso análisis del reto del yihadismo en Europa, su evolución y la manera de afrontarlo para que lloremos sobres las menos víctimas posibles, porque víctimas seguirá habiendo.
Entre los 160 alumnos, de seis nacionalidades, los hay civiles y militares, espías, expertos en Defensa y universitarios de diferente laya. El curso está organizado por la cátedra Miguel de Cervantes de la Artes y las Letras, dependiente de la Academia General Militar de Zaragoza, y se desarrolla en Jaca. Me extraña que un tonto contemporáneo de los que tanto abundan no arremeta contra Jaca, donde tuvo lugar un intento de golpe de Estado –casi ayer, ¡en 1930!– o contra la Academia General Militar, que fue dirigida hace casi un siglo por el general Franco, nada menos que en 1928. No me explico como el tonto contemporáneo de la memoria histórica, que siempre hay alguno de guardia, no haya lanzado un ladrido contra estos expertos que amplían y coordinan sus saberes para aumentar nuestra seguridad.
Bueno, lo de Jaca, si supieran Historia, les tendría que gustar, porque fue para declarar la República, pero el general Berenguer mandó fusilar a los capitanes Fermín Galán y Ángel García. No eran multas, ni inhabilitaciones, y los golpes de Estado se tomaban en serio.
Ahora todo es una fiesta y los universitarios de Barcelona han tomado el claustro. ¿Para protestar porque ninguna universidad pública, ni catalana ni española está entre las 200 mejores universidades del mundo? No, protestan para ser independientes y, al día siguiente, la Autónoma de Barcelona hará temblar a Cambridge, Oxford y Harvard y todos los alumnos tendrán matricular de honor.
En fin, menos mal que hay algunos que trabajan.