• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Qué hacer

Pedro Sánchez le ha propuesto a Mariano Rajoy

Pedro Sánchez le ha propuesto a Mariano Rajoy la puesta en marcha de una comisión parlamentaria que estudie una reforma del Estado Autonómico y Mariano Rajoy que no quiere contrariar a Sánchez dado el problemón de Cataluña apoya la propuesta.
Vaya por delante que en mi opinión esa comisión debería de haberse creado hace mucho tiempo y que a esta comisión de estudio deberían de ser invitados expertos constitucionalistas y todo aquel que pueda aportar una opinión sobre la reforma del Estado.
Así que bienvenida sea esa comisión de estudio, aunque me temo que en estos momentos para los independentistas catalanes sea poco menos que un brindis al sol.
Y es que por más que Pedro Sánchez se empeñe en aparecer como el hombre que tiene la solución al problema catalán lo cierto es que no lo tiene y habría que pedirle que se piense dos veces esas frases publicitarias que lo único que provocan es más confusión como el disparate de decir que “todas las naciones son España”. No sé si la frase es de su cosecha o a la de algún “listo” de los que le rodean, pero se podía haber ahorrado tamaño despropósito.
Además no cabe llevarse a engaños. Ahora mismo el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su vicepresidente, Oriol Junqueras, amén de sus socios de la CUP no tienen otra hoja de ruta que la de la independencia, de manera que cualquier propuesta que se les haga caerá en saco roto. Solo hay que escuchar a Puigdemont para comprobar a qué grado de desfachatez y perversión ha llegado como para decir que si no les dejan convocar el referéndum eso sería un “golpe de Estado”.
En mi opinión ahora lo más importante es que el Gobierno sea capaz de dar una respuesta contundente al “golpe de Estado” contra la Constitución y el Estado que está preparando la Generalitat y para eso necesita el apoyo sin fisuras del PSOE y de Ciudadanos. Respecto a Podemos tengo pocas esperanzas de que deje de nadar entre dos aguas. De manera que la responsabilidad de Mariano Rajoy es enorme, pero también la de Pedro Sánchez y Albert Rivera.
No es hora de pusilánimes.