• Martes, 12 de Diciembre de 2017

El español en el mundo

El Español en el mundo, así reza el título del informe anual del Instituto

El Español en el mundo, así reza el título del informe anual del Instituto Cervantes sobre el uso de nuestra lengua. Y las cifras que encontramos en el informe de este año son abrumadoras: hay 572 millones de hispanohablantes. Cinco más que hace un año. Es una gran noticia la buena salud de la que goza el español. Sobre todo porque, según el informe del Instituto Cervantes, de los 572 hispanohablantes 477 son nativos y el resto lo han aprendido. Quiere decir que 95 millones de personas han tenido a bien estudiar y aprender a hablar en español.
La realidad es que cada vez es más habitual encontrar personas que hablan español cuando viajas fuera de España y de Hispanoamérica. Por ejemplo, en mis últimos viajes a Nueva York no he necesitado prácticamente esforzarme, porque me entendieran en mi magro inglés. En los hoteles, tiendas, museos, restaurantes el español es lengua común. Y no hablo de Miami, porque allí se “vive” en español, tanto que en algunas tiendas hay letreros con el siguiente aviso: “Aquí se habla inglés”.
Pero no solo Miami y Nueva York son ejemplos del auge del español. En Boston, en Los Ángeles, en Washington... Y si salimos de América y nos volvemos a nuestro continente, a Europa, encontramos que el español en muchos casos se ha convertido en la segunda lengua elegida para su estudio por los escolares europeos. Hace unos años durante un viaje a Polonia para presentar una novela, mi editor polaco había organizado una cena con amigos del sector editorial, críticos, escritores, periodistas... Yo temblaba al pensar como me iba a entender con ellos. Para mi sorpresa algunos de ellos hablaban más que correctamente el español que, me contaron, habían aprendido en la escuela, pero otros lo habían aprendido en los cursos organizados por el Instituto Cervantes.
Algo parecido empieza a suceder en Alemania y en otros países centroeuropeos, donde la presencia del Instituto Cervantes es importante. Hay que resaltar la labor del Instituto presente en la mayoría de las capitales importantes del mundo, y con equipos entusiastas que trabajan para la enseñanza y difusión del español y que además de enseñar nuestra lengua son centros de expansión de la cultura española. De manera que estamos de enhorabuena. El informe sobre “El español en el mundo” no puede ser más positivo y augura que el conocimiento del español va a más. Ahora solo cabe esperar que el Gobierno no sea rácano y el Instituto Cervantes pueda disponer de los medios necesarios para continuar haciendo su labor.