• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Alborada del Albariño

ceñidos por el creciente rumor de su divino jolgorio avanzan

ceñidos por el creciente rumor de su divino jolgorio avanzan los dionisíacos séquitos por los tortuosos rumbos de las sarmentosas cepas. Felices pámpanos adornan sus cabezas y gráciles alas sus alegres pies.
De Oubiña, los de: A Abelleira, A Cereixeira, Balsiña, Bouza de Padrón, Bouza de Rei, Casanova, O Campo da Vila, O Loureiro, O Outeiro, O Sobreiro, O Tombo, Río Pequeño.
De Vilariño, los de: A Bouciña, A Laxe, A Modia, A Telleira, A Xesteira, As Quintáns, Cuiña, Fornos, O Cruceiro, O Sineiro, Cacabelos, Casas Novas, Cortiñas, Covas de lobos, Samieiro, Santo Antón.
De Castrelos los de: A Barca, A Bouza, A Cereixeira, A Revolta, A Valada, A Xesteira, As Quintáns, Baltar, Lourido, O Adro, O Castriño, O Couto de Abaixo, O Couto de Arriba, O Facho, O Outeiro, Sartaxes, Serantellos.
De Corvillón los de: A Cabana, Cortiñas de Abaixo, As Laxes, Os Montes Outeiros, Os Muíños, Refoxos, O Ribeiro, O Río da Ucha, A Seca, Tragove, A Veiga, Xieles.
En Cambados los esperan los de, Santo Tomé do Mar y Santa Mariña Dozo, para entrar ungidos de gozo y en sano y natural desorden en la regia Plaza de Fefiñáns, donde se diluyen sin misterio en esa humanidad que danza sin fecha en la eternidad, a los acordes del manso orballar del Albariño, que escancian, con mimo de desposados, en copas que les cuelgan del corazón, y aquel que cae del salino universo de palabras con que lo invocan, y que les evoca el dulce rumor del mar y del amor.