• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Vaya semanita

Todo empezó con palmas, cornetas y tambores. La super-ministra Cospedal

Todo empezó con palmas, cornetas y tambores. La super-ministra Cospedal preside la procesión de “El Cristo de la buena muerte” y los turistas que nos visitaron tienen que elegir entre desfiles protagonizados por el “Rico”, “El Pobre” y un amplio etcétera, mientras los periódicos nos cuentan que, pese a la presencia de la Secretaria del PP no dejaron salir de la trena a un preso como manda la tradición y es que, ahora los más ricos están en la cárcel contando el dinero que tienen “agochado” en Suiza.
Si. Palabra. Correa, Crespo, Bárcenas han multiplicado los beneficios entre rejas mientras su dinero (el de las mordidas, los trapiches, la Púnica, la Gürtel, engordaba plácidamente…
¿Semana Santa? ¿Semana de Pasión? Ya le puso el epitafio “El Roto” en su editorial-chiste de “El País”: Jesus, el Nazareno, con una corona de espinas y atado de manos cree que “todos los años escenifican mi crucifixión para que a nadie se le ocurra seguir mi ejemplo”. Y es que es mejor seguir al tambor y la corneta, que echar a los mercaderes y corruptos, por ejemplo.
Y el gobierno ¿qué…? En procesión, con braceo marcial como nuestro presidente. Esta semanita, el gobierno tira para el Sur, como nos contaba en ABC Curri Valenzuela. Salvo el jefe que se pasea entre Sanxenxo y las afueras de Pontevedra –recuerden que dentro le consideran persona no grata– entre agua y barro.
Sus ministros recorren el sur en busca de procesiones y votos. El de Justicia se reparte, pues tiene que ir a Cuenca a recolectar simpatías…Y así, en esa semana de pasión, llega el gobierno ras seis meses de legislatura a cámara lenta.
Recordemos que el gobierno de Mariano, el campeón de la marcha hacia nada, lleva seis meses sin llevar al Congreso ningún proyecto de Ley salvo el de los Presupuestos Generales, para los que busca apoyos a cambio de ofrecer carros y carretas.
También por el Sur o mejor que hay no hay fronteras sino amigos y colaboradores, entre sus fieles. Eso cabrea, en León, por ejemlo, donde sus periódicos claman pues “el Gobierno agravia al noroeste con 857 millones para el Eje Mediterráneo, mientras el noroeste pelea aún por encajar las piezas del Corredor Atlántico y el engarce entre León, Asturias y Galicia que sufren agravio endémico.
Cierto que León es “siksito” distinto pues se celebra la única procesión laica y se “mata” a los judíos con vino tinto y limonada…