• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Solo quedan chorizos

Recuerdan cuando en la calle, ante la corrupción galopante que recorría

Recuerdan cuando en la calle, ante la corrupción galopante que recorría España, se gritaba “no hay pan para tanto chorizo”…? Pues no era cierto. Hoy aumenta el número de chorizos y falta el pan – en el sentido amplio de la palabra – en miles de hogares. Las últimas “chorizadas” siguen girando en torno a los mismos protagonistas, rodeados cada vez más, de pruebas y testimonios. Por ejemplo: el caso Púnica destapa que el PP usó dinero público en tres campañas – las municipales de 2007 y 2011 y las generales de 2008 en las que Rajoy repetía por segunda vez como cabeza de cartel (¿o es cártel?) de los populares. Otros “agraciados” por el dopaje electoral fueron Aguirre, Gallardón y los componentes de las listas que componían la candidatura. También es “fresco del día” el caso de “Mercamadrid” un fraude millonario donde está imputada la delegada del Gobierno…
Lo dicho, estamos hasta el moño de chorizos, y desde el gobierno –donde, por cierto, su presidente debe declarar por el caso Gurtel ante la justicia– siguen sin mirarse en el espejo que les devuelve a diario la imagen que llega a la calle pese a los esfuerzos de Rajoy, Catalá y Maza de mirar para otro lado. Algunos datos son elocuentes: el fiscal General del Estado dijo, textualmente, que nombró a Moix “pues comulgaba con sus ideas” (frase literal, recogida de la tele), aunque ya conocía –por las grabaciones– que González se alegraba de tal nombramiento…
Por su parte Catalá, ministro de Justicia, soslayó las acusaciones recibidas asegurando como argumento que él no miente y el presidente del PP y del Gobierno remató la jugada defendiendo “los Presupuestos que sirven para luchar contra la corrupción porque crean plazas de jueces y fiscales. Las conversaciones grabadas por orden judicial; los numerosos testimonios de la investigación del caso Lezo y las denuncias de los fiscales, han encontrado eco en el Parlamento donde se oyó, claro y fuerte, al representante de Esquerda de Catalunya señalar al PP como el partido político de Europa con más cargos juzgados, investigados y algunos encarcelados. Y, como leímos en un reciente editorial de “El País”: al partido popular cada vez le quedan “menos cortafuegos”, tras qumar a Camps, Rita Barberá, Matas, Ana Mato, Soria, Pedro Antonio Sánchez, Esperanza Aguirre, han sido los sacrificados, pero las llamas ya están sin control a las puertas de Génova. El PP arriesga para no quemarse a quemar al propio Estado”. Lo dicho: no hay pan, quedan los chorizos.