• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Sobran los motivos

Desde la justicia española hasta Naciones Unidas piden explicaciones

Desde la justicia española hasta Naciones Unidas piden explicaciones al Gobierno marianista por sus pecados: desde el latrocinio de la caja común tal como se relata en la contabilidad de Bárcenas, la venta a fondos buitre de viviendas públicas, cuando es insoportable el número de desahucios hasta el desamparo a los refugiados pese a la doctrina europea que estableció una política de cuotas.
Y ahí siguen: con medio Ejecutivo reprobado, con la fiscal dando por aprobado que los papeles de Bárcenas eran ciertos y que el Partido Popular es una banda de larga experiencia. Sobran los motivos para que se marchen, huyan, sean ilegalizados, se escondan… Y es que si la fiscalía da por buenos los famosos apuntes es que en Génova se recibían puros, sobres y otros “obsequios” de esa caja. Que Cascos también participó, al igual que Arenas.
Es verdad. entonces, que la señora Cospedal, hoy ministra de Defensa, entonces jefa del PP en Castilla-La Mancha recibió dinero de esa caja B para hacer obras en la sede del partido. Si, como afirma la fiscal, todo el enredo de la Gürtel y las mordidas correspondientes eran cosa de Moncloa y Génova, tanto monta, monta tanto, y no de cuatro concejales de perdidos pueblos de las afueras de Madrid, todos los directivos entre 1996 y 2005 del partido acusado, están “pringaos”, salvo los que, en fila y uno a uno, ofrezcan explicaciones ante la justicia…
Es curioso que el abogado del Estado, tan reacio en otros casos a contundentes declaraciones, haya pedido al juez mano dura, un castigo ejemplar, para que corruptores y corruptos se tienten la ropa antes de meter la mano en la caja común.
Garzón, que en febrero de 2009 inició el proceso convirtiéndose en la primera víctima colateral de la Gürtel, recordaba en la Cadena SER que a principios de 2005 Rajoy, todo el Gobierno y el Partido Popular salían en los periódicos con aquella frase de: “Esto no es un caso del PP, sino un caso contra el PP”  y, todos recordamos que desde Naseiro –salvado por los “pelos” de una conversación telefónica grabada para otro asunto judicial– hasta Bárcenas, todos los tesoreros fueron llamados a declarar por la Justicia.
Y faltan todavía otros casos, nuevas corruptelas –Púnica, Canal de Isabel II, Palmaarena etcétera– en una historia que comenzó ya con AP (causas prescritas) y engordó desde la reencarnación de la AP en el PP actual. Hace falta una declaración oficial. Sobran los motivos.