• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Sobran los motivos

Cabreados con aquello de “los hilillos”, hartos de su incompetencia e insultos como lo de  “las playas esplendorosas”

Cabreados con aquello de “los hilillos”, hartos de su incompetencia e insultos como lo de  “las playas esplendorosas”, la sociedad salió a la calle al grito de “hai que botalos”, pues sobraban los motivos. Vivíamos  vísperas electorales. 
Ahí están otra vez: censurados por Europa (ineficiencia y corrupción), vigilados (tutelados dice la Comisión Europea), criticados por la prensa extranjera que no entiende como un partido, acusado en cinco causas de financiación ilegal, con veinte años de trampa en sus cuentas, pueda representar a un país. Ellos, que nos han mentido tanto (ahora resulta que seguimos pagando por  el rescate bancario, aquel que no existió) siguen con el viejo cuento de falsear las cuentas para hacer creer al personal que esto es jauja, que somos los campeones de Europa, cuando tenemos los salarios más bajos – salvo Portugal y Grecia– la mayorprecariedad, el paro juvenil en cifras insoportables; niños que no hacen tres comidas al día y jubilados que tienen que elegir entre cenar o comprar las medicinas.
Sobran los motivos: con los casos Púnica y Lezo, la cifra de lo hurtado sobrepasa la cantidad recortada a la Ley de Ayuda a la Dependencia. 
Entre todos los juicios que tienen por protagonistas a gentes del PP (ya, ahora son ex ¡pero cuando metieron la mano en la caja del pan, eran cargos del PP!)  y  son tantas  docenas que no caben en ningún  cesto. Una cifra: en la Púnica, el dinero “birlado” de las arcas públicas para hacer publicidad en las campañas, supera los mil trescientos millones de euros, según se especifica en el auto judicial….
Sobran los motivos: “apañaron dinero de los cursos para desempleados, de una fundación creada por Esperanza Aguirre  para divulgar la marca España y aquí mismo, uno de los acusados  del tan mentado asunto de los “cursos fantasma” acusa al fiscal que lleva el caso de connivencia con el Partido Popular (lo explicó muy bien este periódico el pasado jueves) y, sin duda,  volveremos otra vez a encontrarnos con el conseguidor que dormía en el Monte Pio….
Sobran los motivos para echarlos: han conseguido que el setenta y uno por ciento de los ciudadanos no crea en la justicia e incluso Bruselas critica  la Ley de Enjuiciamiento Criminal al  favorece la impunidad de los corruptos “porque impide construir una acusación sólida”. Soportamos un ministro de reprobado, al igual que dos fiscales y  unos nombramientos en la judicatura  que cheiran que feden.  ¡Sobran los motivos¡