• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

¿Quién paga esto?

Vuelven a sus orígenes: autobuses, orquestas, pulpo y empanada.

Vuelven a sus orígenes: autobuses, orquestas, pulpo y empanada. La gente de bien, agrupada en torno al señor Feijóo se monta una romería. Y, como el personal tiene memoria y andan por ahí los populares contestando sobre fiestas y actos electorales pagados de forma sospechosa, se pregunta: ¿y quién paga esto? Unos cuentan que el famoso conseguidor, otros que si como siempre aparece un hada madrina y el resto espera las noticias en páginas de tribunales. 
Y ese mismo día, pero a miles de kilómetros de distancia, el señor Rajoy, en una operación arriesgada –tan lejos de casa,  con tantas obligaciones pendientes– se marcha a Cardiff para ver la final de la Copa de Europa. Aprovechando el vuelo –para ellos de bajo coste– se embarcan reyes y otras gentes de bien. ¿Quién paga esto? ¡Claro que es demagógica la pregunta, coño!, pero más sorprendente fue la respuesta de Mariano y su banda para evitar ir a la Audiencia Nacional a declarar sobre la financiación irregular del partido donde lo fue todo durante más de veinticinco años. 
¿Recuerdan? ¡Por seguridad y agenda! ¡Deben tener un cabreo los señores magistrados a los que quiso tomarles el pelo! ¿Qué otra cosa podrá decir el portacoz cuando su señoría se marcha –¿rodeado de polis, escoltado por cinco cazas, amparado por la  legión, protegido por cualquier santa de las que su ministro condecora?– o a pecho descubierto, con el único escudo de la bandera de su real equipo…?
Mientras, aquí –a ras de suelo– las enfermeras del Sergas se quejan de exceso de trabajo (siguen los recortes) y los desahucios continúan dejando en la calle a familias que no tienen para malvivir.
En un juego de palabras nuestro 009 mezcló pulpo con navallas, pero pasó de puntillas sobre el nuevo retraso del AVE, el recorte en infraestructuras para que su jefe pueda comprar el voto vasco o canario ¡eso sí que es una navallada, tío!, pero que no nos desvíen del asunto entre música, vino y empanadas, cuando se trata de poner precio a las cosas. 
Aquí están dos ejemplos: comisiones de investigación de los contratos del señor Villar Mir o el desastre de Angrois donde Partido Popular y PSOE coinciden – ya lo hicieron este año en veintidós ocasiones – en dejar correr los asuntos…Insisto ¿Quién paga esto…? Según las últimas encuesta el PP que sigue perdiendo apoyos. Aquí, desde el balcón, me temo que perdemos los ciudadanos.