• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Mosaico de perplejidades

Esta avalancha de noticias que aparecen en los medios me dejan perplejo

Esta avalancha de noticias que aparecen en los medios me dejan perplejo: forman un mosaico que aunque adornan nuestra existencia y decoran (es un decir) el itinerario de la vida política, nos tienen confusos, vacilantes, indecisos. Por ejemplo: después de haber visto en la tele (la sexta y la cuatro) a don Mariano explicarnos las cuentas de la campaña electoral de los años en que fue el “dos” del PP y encargado de dichas campañas, facilitando los ingresos, los gastos en publicidad, carteles, etc., y recordarle negando que él, que solo es un político, supiera de las acusaciones –ir dopado a las elecciones– que, en sede judicial le hacían varios abogados interesados en conocer, por dentro, como eran las tramas del PP durante más de veinte años….
Perplejo queda el personal al enterarse que Rajoy y su alegre muchachada impugna ante el Constitucional la ley exprés que el PP, y antes el PSOE, pusieron en marcha, y ejecutaron con nocturnidad y alevosía para aprobar el maldito artículo 135 y la abdicación urgente del anterior Borbón… Nos tiene perplejos y algo cabreados, el artístico mosaico hecho a base de pequeñas verdades, alguna mentirijilla y muchos silencios, para presentarnos el penúltimo milagro de nuestra economía: este verano duplicamos el número de camareros y limpiadoras de planta gracias a los millones de visitantes que vienen a buscar sol y juerga. Mosquea tanto alborozo cuando el noventa y dos por ciento de los contratos son temporales. Y es que, detrás de estas cifras, más de un economista, estadística en mano asegura que, dejando aparte la campaña veraniega el paro subió en el primer semestre de este año en relación con 2016. Y no nos paremos en que los salarios, desde 2008 se redujeron en un 4% mientras los precios subieron más del 5%. Apuntan los economistas que esa pérdida de salarios –en los últimos seis años– que sume treinta y cinco millones de euros se sumaron a los beneficios de las grandes empresas.
Y los que en este cálido verano pasaron por la Delegación de Hacienda y dejaron su contribución anual, están perplejos, que digo perplejos, hasta el gorro, al enterarse que las últimas normas aprobadas por el gobierno del reprobado Montoro y dirigido por el despistado Rajoy (no me acuerdo, no me consta, hasta donde yo sé, etc.), supuso que los grandes empresarios solo paguen el 7,3% de sus beneficios….
¿Quedan ustedes perplejos amén de un puntito cabreados…?