• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Milagros y otros asuntos milagrosos

El jueves, entre parábolas y milagros, les hablaba de Pedro

El jueves, entre parábolas y milagros, les hablaba de Pedro y Pablo y otros milagros, como el recorrido por C’s desde la militancia juvenil en el PP de su líder y varios de sus coleyoguis, atraídos luego por el centro izquierda, más tarde liberales-conservadores hasta caer en brazos de Mariano. Nos recuerda la parábola del endemoniado (seguramente coqueteaba con rojos y bolcheviques) a quien Jesús curó, “traspasando” al diablo que lo poseía a una piara de cerdos que acabó despeñada.
Don Alberto, al ver la luz, abandonó las conversaciones con el PSOE, abjuró de Podemos y ficha por el bando de Rajoy, que da estabilidad a la corrupción que ayer combatía y que ahora resiste como un mártir. Y es que la derecha unida jamás pudo ser vencida…
Pero para milagros los del dúo Rato-Montoro. El primero, ya saben, hizo su particular multiplicación de panes, peces, langosta, etc., a sus cuentas corrientes y el señor Montoro –el de los pececitos– además de engordar el negocio familiar (hoy investigado) nos deja su política laboral donde la cuarta parte de los contratos dura ya menos de siete días; la precariedad laboral crece hasta el 28%, con un paro del 18% y una clase media hundida y un 13% de españoles en el umbral de la pobreza. Montoro, eso sí, deja a los tiburones del Ibex con una generosa amnistía. El reprobado Montoro amenaza ahora con seguir usando a la Hacienda pública para beneficio de su honor ¿? y castigo del rival.
Hay otros milagros como el cambio de los defensores de Juan Carlos. ¡El que se la jugó el 23-F! ¡El que nos trajo la democracia!, por Felipe VI, que ya tiene sus vasallos dispuestos a la genuflexión. Son gajes del oficio: unos en las cunetas y otros “enmerdallados”. Pasaron cuarenta años, varias legislaturas, relevo PP-PSOE en el poder y en los juzgados, para que el monarca repudie el franquismo y la dictadura.
Y así las cosas nos encontramos con un informe del Observatorio de la ONU sobre desarrollo sostenible, que empeora la posición de España, a la que coloca en el furgón de cola, solo aventajamos a Grecia y Rumanía.
Milagrosamente Europa abre una vía para que la Iglesia pague impuestos “como empresa” y, al rebufo el PSOE propone estudiar el Concordato con la Santa Sede por obsoleto. Y el viejo caso del fiscal Moix tiene una segunda parte: se querellan por presuntos delitos cometidos en el caso González. Si es que estamos vivos de milagro…