• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Mexan por nós

Y nos dicen que llueve. Este dicho popular es el mejor epitafio

Y nos dicen que llueve. Este dicho popular es el mejor epitafio que resume la lectura del borrador de los Presupuestos del  Estado, su impacto en la economía –y los servicios a los gallegos– de Galicia y las peregrinas justificaciones que desde la Xunta, asegurando que van a estar “in vigilando” para que, como pasa siempre, al final nos den menos de lo prometido, que ya es menos de lo que podía tocar en un reparto más justo.
Pero mal de muchos, consuelo de Feijóo. En Castilla y León, Valencia, Asturias, Baleares ya han protestado y Rajoy mandó a su segunda para aplacar a los fieles. Llegará el AVE con Santa Claus alrededor de 2020 y el Puerto Exterior (sí, el que está en Arteixo) sigue enterrando millones a la espera de vender el patrimonio común y hacer otra fantochada en la fachada marítima…
Aquí en la ciudad la inversión del Gobierno Feijóo se desploma un sesenta por ciento. Para decirlo con números: la inversión del Ejecutivo en la ciudad será de treinta millones frente a los casi ochenta y dos de 2016. Aunque no se lo crean el PP defiende esas cifras, mientras la oposición los tilda de obscenos, decepcionantes, según el BNG y la Marea y deja a A Coruña, en palabras del portavoz socialista, otra vez en la lista de espera…
Pero es que además estas cifras, que suponen una bofetada para todos los gallegos, se complementan con otras que sufrimos como contribuyentes de Montoro: la pobreza alcanza al 40% de los niños españoles y un 60% de los hogares malvive con menos de 700 euros.
En el ejercicio último la política marianista aumentó la subvención a los colegios privados y recortó las aportaciones a la enseñanza pública. Hay otras cifras de escándalo: el Gobierno aumentó sus ayudas a la sanidad privada hasta ocho millones más mientras en la pública se redujo el gasto en diez millones.
Durante el pasado año las empresas obtuvieron unas ganancias del 20% mientras los sueldos subieron un 0,45. La hora trabajada en España es un 8,5% más barata que la media de Europa. Ya escribió Winston Churchill que “los presupuestos son una maniobra táctica en la que se desarrolla, un planteamiento determinado con anterioridad con objeto de adiestrar, preparar, al personal…”.
Y así “tragamos” un recorte encubierto de más de veinticinco mil millones sobre las clases más desfavorecidas mientras las grandes compañías aportan un 7% a la caja común. Lo dicho: mexan por nós e din que chove.