• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Hay otros procesos

El más comentado es como saben “el procés”, que ¿tapa?, otros asuntos de gran calado político.

El más comentado es como saben “el procés”, que ¿tapa?, otros asuntos de gran calado político. Por ejemplo la declaración de un jefe de la UDEF quien, tras investigar sobre los “diarios” de Bárcenas da por sentado que Arenas, Trillo, Rajoy y ¡todos los secretarios generales del PP!, recibieron sobresueldos y  regalos en especies, lo que resumió como algo cotidiano (el dinero en B, procedente de la corrupción) durante años y años.
Sobre este asunto en la SER Pepa Bueno le preguntó  al expresidente José María Aznar si “puede  soportar una democracia este latrocinio, continuado en el tiempo, bajo las mismas siglas y con el gobierno detrás…? ¿Saben que contestó el del trio de las Azores?: “pues de momento está aguantándolo…”.
Además, y como sus sucesores dijo no saber nada, no oír nada y no sentirse aludido sobre un asunto con el que convivió durante sus años de presidente. Aún recordamos la “boda del siglo” y las declaraciones de Correa, haciendo gala de su amistad.
Otro proceso judicial, nos cuenta la condena a la esposa del presidente de la diputación orensana, por falsedad documental, pues falsificó unas firmas para obtener una licencia de obras. Otra vez “los procesos” y la familia Baltar…
Vale: un país donde la corrupción campa a sus anchas; donde las desigualdades baten records: las empresas son unas privilegiadas fiscalmente hablando y los ciudadanos pagan el pato asumiendo en la práctica la parte del león de la carga fiscal. Un país donde la tasa de mujeres con salarios bajos duplica la de los hombres .
Un dato que en Galicia es todavía más grave.   Un país donde el salario medio debería subir un sesenta por ciento para salir del umbral de sueldos bajos de la OCDE.
Además nos cuentan que hoy, los salarios en general son más bajos que los del año 2007. Se puede soportar  un país donde la gran banca ganó casi ochenta mil millones desde 2009, un 40% más de lo que costó, a los contribuyentes, el rescate bancario.
Un país que tiene a un ministro reprobado dos veces y a otros miembros del ejecutivo reprobados, así como al fiscal general, y sigue impertérrito ante los procesos que demuestran la inaguantable situación, y que vive  preocupado por el color de la elástica de sus muy bien pagados futbolistas, tiene que hacérselo mirar.  ¿Cómo es posible soportar todo esto…? El procés y los otros procesos.!!!