• Domingo, 17 de Diciembre de 2017

Esto es lo que hay

Sabemos de forma “oficial” que hay dos organizaciones “nasidas para trincar”

Sabemos de forma “oficial” que hay dos organizaciones “nasidas para trincar”, por repetir una expresión muy usada en nuestra redacción. Una, donde una jueza señaló que las gentes del DUI eran un grupo dedicado a montar una elección ilegal, sedecionista, etc.  
El “procés” alimentó filias y fobias en unos y otros. En este asunto me gustaría recordar que cuando el “Prestige” el mayor número de voluntarios acudieron desde Cataluña y de Cataluña vino la primera ayuda: un camión con agua mineral para repartir entre los que se partían “el lombo” para acabar con aquellos hilillos que veía Rajoy.
La otra organización, ratificada en varios tribunales y aún quedan hechos que juzgar, está acusada de lucrarse de la mayor corrupción que recuerdan los tiempos y que tiene nombres sonoros como Púnica, Campeón,  (otro ex de por aquí, entonces dentro del PP, condenado) Lezo, etc. y otros esperando como el caso de la autopista de Madrid con Gallardón implicado. 
Mientras, el PP pidiendo que se le aplique la doctrina Botín que es lo que han venido haciendo (botín conseguido a través de una serie de operaciones que cheiran que fede) desde el siglo pasado, según reconoció Rajoy con aquello de que “eran cosas del siglo XX”.
Y mientras, mire usted, querido conciudadano, siete de cada diez neurólogos acusan a la Xunta de restricciones a la hora de recetar medicamentos caros…
Y mientras, mire usted, don Javier, nuestros trabajadores están a nivel de Rumanía y Bulgaria, según nos dicen desde Europa; y el trece por ciento de los que tienen sueldo son pobres y la desigualdad, alertan, aumenta al galope. Ya verán como, finalmente, Europa se separa de España…
Mientras Unións Agrarias sale a la calle por el abandono del rural y centenares de personas se echaron a la rúa  en defensa de una sanidad pública.
Y al tiempo la autopista prorrogada, nos costará un 3% más. El doble que el IPC. Además los vascos, a los que Rajoy compra los votos, aumentarán la distancia con los gallegos. En dinero 2.400 euros, casi nada.
Y desde Bruselas, otro puñetazo, que nos anuncia un recorte en los fondos de cohesión lo que, según economistas y políticos, nos pone a un paso del desastre.
¿Y Feijóo, qué? A la sombra de Rajoy, haciéndole sombra y dejando en sombras a Galicia. Es lo que hay, compadres. Recuerden lo de la escalera. Y sepan que nos caerá encima a nosotros.