• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Ya sabemos de la caja B del Partido Popular y ahora,

Ya sabemos de la caja B del Partido Popular y ahora, en los mentideros madrileños, está de rabiosa actualidad, un plan B, muñido –cuentan– entre el Ibex-35, importantes despachos, aupado por los medios de comunicación que piensan que si no se cuida la verdad, por lo menos que no caiga la publicidad (más “madera” mediática pilotada por Televisión Española, otra vez el comité de empresa denuncia su conocida sumisión al Partido Popular!, seguida de cerca por 13TV ¡docenas de sacerdotes instan a la jerarquía que no apoyan a esa emisora que ensucia el papel de la Iglesia!) y, con ellos un nutrido grupo de prebostes del Partido Popular, que  “trabajan” en busca de relevo para Mariano Rajoy, al que dan por amortizado y, prisionero aun de la Gurtel. Y, todo esto, al margen de que prospere la iniciativa de Ciudadanos para limitar los mandatos presidenciales. Eso lo que se cuece en Madrid y la lucha es dura, el terreno embarrado y los dossier circulando…
El grupo que apuesta por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que ya tiene ganado mucho en el terreno de la información, no quiere dejar “vivos” –en sentido figurado– a los que forman la vieja guardia y, de manera muy especial a los que están siendo señalados por la opinión pública –las encuestas que conocemos y las que ellos encargan– como responsables de su mala imagen y que nos recuerdan que Mariano Rajoy es el político peor valorado; que hay ministros que levantan sarpullidos incluso entre las bases de los populares. Según los mentideros de la capital la vicepresidenta parte con ventaja aunque el poder del aparato del partido (barones y el alto funcionariado, amén de los empresarios favorecidos por el equipo actual) avisa que o  hay un reparto justo, para el día después, o tirarán de la manta…
Y todo esto en medio del final de este verano, que deja en ridículo la primavera anunciada por la ministra Fátima Báñez, con doscientos sesenta mil camareros menos (esta es la cifra de bajas del sector turístico) y con el 91,4% del empleo temporal involuntario. Cifras, datos, que demuestran una vez más, que la salida de la crisis no fue igual para todos: ese maná que nos trae el sol y las playas, y los sueldos miserables, han dejado pingues ganancias para la patronal y paro y sueldos ralos en los trabajadores: la mayor parte de los asalariados no gana ni un euro más al mes que hace un lustro. Y a nosotros A y J. (agua y ajo) ¿Lo pillan?