• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Acontecimientos y rarezas

Con dos palabras –acontecimiento y rareza– despachó el PP el anunciado paseíllo de Rajoy hasta la Audiencia

Con dos palabras –acontecimiento y rareza– despachó el PP el anunciado paseíllo de Rajoy hasta la Audiencia, para responder como vicesecretario, secretario general y organizador de campañas de su partido (durante dos lustros,) que, como casi todo el mundo sabe, está acusado de corrupción, empleo de dinero negro, falsedad en las cuentas e ir dopado a las elecciones… Pues bien: Rajoy tiene que declarar, en principio, porque los populares no han explicado aún nada, sino que han ido poniendo “atrancos” a la labor policial y judicial, con casos tan conocidos como la destrucción del famoso ordenador. 
Lo raro, señor Rajoy, son las razones expuestas para no recorrer dieciocho kilómetros que separan su despacho de la sede judicial, la víspera de emprender un viaje de miles de millas para ver un partido de fútbol. Y es que la visita de todo un presidente de gobierno declarando ante el juez por la contabilidad “B” del partido es un evento importante, un acontecimiento extraordinario. Demos, también, como extraordinario la final de Cardiff e imaginamos que ni hubo riesgos ni estropeó su apretada agenda, esas dos razones que –según el partido que dirige– le hacían difícil subir al “Gólgota judicial”... 
Ya veremos como acaba el asunto, pero lo que ya sabemos, y nos parece raro, es que un caballero tan enterado de lo que pasa en el fútbol de toda Europa (eso nos demostró en la entrevista que concedió a Pedrerol) no se enterase de los sobresueldos, las mangancias que circulaban alrededor de su entorno político ni de las obras en Génova, el no haberse enterado del Jaguar que tenía en el garaje el marido de la minsitra; los negocietes del que fue presidente en Baleares y al que usted prometió seguir su senda y un amplio etcétera que omito pues no entra todo en la página, nos deja raros, cabreados si pero asombrados. Su disertación sobre Isco, sus juicios acerca de Zidane y sus consejos futboleros, nos tranquilizan respecto a su futuro: nada de puertas giratorias, ni pensar en consejos de administración: usted tiene ganado un puesto de comentarista deportivo.
Esa entrevista, que ya es viral entre las redes, tiene una “copia” que no me resisto a compartir con los amigos de esta sección: mismos protagonistas (presidente de gobierno y periodista), igual escenario y Pedrerol que que pregunta ¿qué tal el partido? A lo que señor Rajoy contesta: “unos ladrones, ya sabe. Pero hoy toca hablar de fútbol”. Búsquenlo en internet.