• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Valentía y voluntad política

¿Era necesario esperar para saber que todo era cuestión de voluntad política?

¿Era necesario esperar para saber que todo era cuestión de voluntad política? ¿Quién resarce de los daños morales y materiales así como de los perjuicios económicos ocasionados a miles de familias? La mayoría de las entidades financieras llevaban años receptivas a que las administraciones las llamasen a negociar acuerdos que garantizar a las familias afectadas por ejecuciones hipotecarias el derecho a una vivienda digna. Estas llegaron tarde, pese a que son las responsables de garantizar el cumplimiento de los derechos reconocidos en Constitución.
Ahora, la Xunta firma acuerdos con varias entidades financieras para “luchar contra los desahucios y sus efectos”, evitando ejecuciones hipotecarias y poniendo en manos del Gobierno autonómico alternativas para atender los casos que más apoyo necesitan. Una de estas últimas entidades ha sido Caixabank, que pretende garantizar a las familias que no tendrán que abandonar su vivienda, pese a que no puedan pagarla y que podrán seguir en régimen de alquiler social, con una renta que nunca superará los 75 euros mensuales.
Quizás pueda ser el momento de volver a retomar las propuestas presentadas en relación a la Iniciativa Legislativa Popular. Hoy tienen que estar más cerca cuestiones como la inembargabilidad de la vivienda habitual de los avalistas, la dación en pago retroactiva, unos alquileres más asequibles, una moratoria de desahucios de primera y única vivienda, incrementar el parque público de vivienda así como el garantizar los suministros básicos a familias en situación de vulnerabilidad. Todo esto depende de la voluntad política y por hay que apelar a la valentía de nuestros gobernantes.