• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Sociedad comprometida

Cada vez entiendo menos a la clase política

Cada vez entiendo menos a la clase política cuando dice: “Ya es el momento de hablar de los problemas de la gente y trabajar”. ¿Cuándo vais a empezar? Ya está bien de tratar a los ciudadanos de ignorantes. Conocemos la realidad que algunos, por desgracia, llevan sufriendo años en sus propias carnes. Con casi cuarenta años de democracia, tenemos que aguantar que haya 13 millones de ciudadanos en situación de pobreza y exclusión social y casi 3 millones de niños que viven en situación de vulnerabilidad, con malnutrición, al carecer e los recursos necesarios. Ya está bien.
Sin duda, algunos tenemos claro que si nuestros políticos se toman esas ligerezas es porque la mayoría de los ciudadanos miramos para otro lado y únicamente nos preocupamos de nosotros mismos, sin comprometernos con nuestros semejantes y con el entorno más cercano. Hay entidades benéficas, sociales, culturales, deportivas y muchas ONG que luchan cada día por una sociedad más justa e igualitaria. Haciendo una labor que tendrían que realizar nuestros gobernantes. Ante esa indiferencia no están dispuestas a que las personas sigan careciendo de lo más básico para sobrevivir.
Cada uno de nosotros también tendríamos que dar un poco más de ejemplo y dejar de lamentarnos por todo. Si queremos sabemos que podemos hacer algo más por las personas que tenemos a nuestro alrededor. Esto se llama solidaridad y humanidad, todo lo contrario que el individualismo y el egocentrismo.