• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

SERVICIOS BÁSICOS

La pobreza energética, la exclusión social, la vulnerabilidad económica y la pobreza de muchas familias es algo evidente que ya nadie puede poner en duda. A pesar de todo nos encontramos con que aún quedan municipios que se dedican a remitir notificaciones a familias, con señalización de día y hora, para el corte del suministro de agua, un servicio básico necesario.
Algunos mandatarios municipales parecen vivir en el calor de sus hogares alejados de la realidad social y son poco valientes para defender los derechos de las familias más desfavorecidas. Se constata cuando adoptan decisiones que dependen de ellos mismos. Aquí no cabe echar la culpa a nadie. Eso depende del propio equipo de gobierno municipal. Aquí se ven las diferentes formas de gobernar y el talante de cada alcalde. 
No puede ser que se corte el agua en una vivienda sin antes haber solicitado un informe a los servicios sociales municipales para determinar si la unidad familiar se encuentra en una situación de riesgo de exclusión social y no es que no quiera pagar sino que no puede hacerlo. En este caso se trata de una familia de O Barbanza que está formada por cinco miembros, tres hijos menores de edad, la madre está en paro y sin prestaciones y solo el padre percibe unos 426 euros mensuales. Por favor, señor alcalde, ¿como se puede pensar en contarles el agua potable el 15 de febrero? Claro que hay que gobernar para todos y en busca del bien común pero también tener la diligencia y la sensibilidad necesarias para no caer en la prepotencia que le otorga la mayoría absoluta.