• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

RECUERDOS DEL PASADO

Los recuerdos les transportan, con bastante frecuencia, a épocas pasadas. Dicen que vivían mucho mejor, sin problemas, con muchos recursos y cantidad de bienes materiales. Creían tener el respeto de la mayoría de sus vecinos. Incluso había “muchachas” trabajando en su casa, limpiando, preparando la comida… El salario o bien era en especie o a cambio de pensión completa. El horario de trabajo de las “muchachas” eran las veinticuatro horas del día. Solo ellos, “los señores”, tenían su propia vida; los demás eran esclavos del trabajo por la casualidad natural de haber nacido en una familia de labradores o marineros. 
Con estos recuerdos no es extraño que estas personas y sus familias no quieran que la sociedad avance, que haya cambios, que ocupe puestos de gobierno esta nueva generación de jóvenes, con ideas de libertad y de justicia social para todos y no para unos pocos privilegiados. Recuerdos éstos de un pasado no muy lejano.
Estas personas desean que todo siga igual o bien vuelva el pasado glorioso de sus ancestros. Se oponen a que se eleven las rentas públicas de los pensionistas, ellos ya cobran de su plan de pensiones privado. Están a favor de los recortes en sanidad y educación. Ellos pueden acudir a centros y hospitales privados, sin listas de espera. También tienen a sus hijos y nietos en colegios privados, lejos de los inmigrantes y de los jóvenes de familias trabajadoras. Tampoco quieren que todos los ciudadanos tengan derecho a una vivienda digna. Ellos poseen la propiedad de muchos inmuebles gracias al caciquismo ejercido por sus progenitores. Prestaban dinero a cambio de hipotecar las casas y terrenos de familias trabajadoras y que luego se las apropiaban al no poder hacer frente a sus pagos. 
Todas estas personas se creen que la buena vida les va a durar eternamente y que sus descendientes van a poder vivir de rentas. No son conscientes, y poco les importa, de que el resto de la sociedad también tiene el derecho a una vida digna y a que sus derechos reconocidos por la Constitución sean respetados.