• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

PRESTAMISTAS

Aprovecharse de la buena fe de las personas que lo están pasando mal y no pueden acudir a una entidad financiera en busca de financiación, poniendo como garantía la vivienda habitual es algo inhumano. Pues sí, hay muchos “personajillos”, considerados como “prestamistas profesionales”, que se dedican a despojar de sus viviendas habituales a cantidad de familias humildes de nuestro país, mediante adjudicación o subasta judiciales por impagos de los préstamos abusivos concedidos. 
Lo peor de todo no es únicamente la mala praxis de estos personajes, sino que sea con el beneplácito de algunos notarios públicos que se prestan a registrar escrituras que vulneran la legalidad vigente. Sin olvidarnos tampoco de que algunos tribunales de justicia, principalmente de primera instancia, aún les dan la razón a estos “prestamistas”, dictando sentencias injustas. 
Esto de ganarse el pan con el sudor de tu frente ya no está muy de moda, sí en cambio con el sudor del de enfrente.  Para algunos, cada vez más, lo importante es estafar, especular y ser delincuente de guante blanco sin importar, en absoluto, las consecuencias ni el daño que se ocasiona a las personas y familias humildes. Por eso hay que ser valientes, dar la cara, pedir perdón si es necesario, y dejarse llevar por las buenas obras. Ojalá estos individuos tengan un sueño, como Barack Obama, y un buen día dejen estas prácticas inhumanas.