• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Playas peligrosas

Como cada verano, la muerte de bañistas está a la orden del día en algunas playas peligrosas.

Como cada verano, la muerte de bañistas está a la orden del día en algunas playas peligrosas. Concretamente en el municipio de Riveira hay una larga columna de arena, de unos 5 kilómetros, que va desde la playa de Anguieiro hasta A Ladeira. A lo largo de esta enorme extensión de arena hay zonas propicias para el baño y con grandes garantías de seguridad, en cambio hay otros lugares donde las rompientes, corrientes de resaca y los remolinos ponen en grave peligro a los bañistas. 
Algunos sabemos que una de las zonas más seguras para el baño es el lugar de Anguieiro. La más peligrosa es la zona del Vilar, una de las más frecuentadas, junto la desembocadura del río, cercana a las dunas de Olveira. Siempre hay muertes de bañistas por las fuertes corrientes. La gente, principalmente los visitantes que desconocen la zona, se pone nerviosa y en vez de nadar en paralelo a la orilla nada hacia la playa, muchas veces contra corriente, se agota y entra en pánico. Luego la resaca las arrastra mar adentro y, en muchas ocasiones, llegan a perder la vida.
Todo esto sucede a pesar de la existencia de los vigilantes de la playa y socorristas. Estos cuando se percatan del peligro ya es demasiado tarde y nada pueden hacer. De ahí la importancia de la prevención y la colocación de paneles informativos con las recomendaciones necesarias para público conocimiento de todas las personas que e acercan a estas playas para el baño. Tampoco estaría de más que los propios socorristas diesen algunos cursos rápidos o indicaciones, en la propia playa, a los bañistas para saber lo que tendrían que hacer en situación de riesgo para sus vidas.