• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Las peatonalizaciones

La mejora de la calidad ambiental urbana en lo que se refiere a la contaminación acústica y atmosférica, al sacar los vehículos de los centros urbanos.

La mejora de la calidad ambiental urbana en lo que se refiere a la contaminación acústica y atmosférica, al sacar los vehículos de los centros urbanos; el aumentar la seguridad por dotar de vida a calles y plazas, así como el potenciar el desarrollo económico al reconvertir unas zonas en decadencia en un gran centro comercial abierto son algunas cuestiones que han movido a muchas grandes ciudades llevar adelante proyectos de peatonalización de sus centros urbanos o cascos históricos. 
En las medianas o grandes ciudades ya nadie discute de la importancia de proceder a la humanización de sus centros urbanos. En EEUU, a principios del siglo XIX, ya comenzaba a ser algo habitual y a mediados del siglo XX ya era común a  muchos países europeos. El problema surge en las pequeñas poblaciones, de poco más de 10.000 habitantes,  donde puede salir perjudicado el comercio tradicional.
En estas pequeñas poblaciones es importante consensuar con los afectados, antes de la toma de decisiones, ya que para revitalizar el centro primero habría que proceder a un cambio de hábitos por parte de los vecinos y visitantes; el disponer de un transporte público asequible y eficiente; desarrollar campañas de publicidad y fomento de las compras locales, así como la creación de zonas aparcamiento abierto en el perímetro de las zonas peatonales, entre otras cuestiones. Hay que tener cuidado con hacer las cosas a la ligera porque podríamos dar la puntilla al comercio tradicional frente a los supermercados, grandes superficies e hipermercados.