• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Casos reales

Algunos mantenemos la esperanza de que cada día va a ser mucho mejor que el anterior. La realidad es que, casi siempre nos encontramos con situaciones desagradables.

Algunos mantenemos la esperanza de que cada día va a ser mucho mejor que el anterior. La realidad es que, casi siempre nos encontramos con situaciones desagradables, injustas y que nunca imaginaríamos que se produjesen, en una sociedad moderna y avanzada como la nuestra. 
Nos llega esta joven que busca sus orígenes. Descubrió, tras la muerte de su padre, que era una niña adoptada. Piensa en los casos de “niños robados” y cree ser una víctima inocente.
Esta otra mujer triste y ojerosa, que apenas puede llegar a fin de mes, y su Concello le sigue embargando, de manera injusta e ilegal, los 100 euros mensuales del abono anticipado de las deducciones por familia numerosas y discapacidad, por una presunta deuda. 
Esa otra madre, con su hijo de corta edad, que han sido desalojados de su vivienda habitual por un desahucio de dudosa legalidad. Ahora malviven en un trastero, tratando de ocultarse de la realidad y de su entorno. 
Aquella  madre que apenas concilia el sueño y cuando lo hace despierta con pesadillas, al no es capaz de aceptar que su hija fuese violada, por el padre y un tío, y que todo hubiese quedado oculto como un secreto de familia.
Esa mujer que pensaba en nuestro país como tierra de oportunidades y que llegó como víctima de trata de personas, ejerciendo la prostitución a la fuerza y que ahora lleva una vida de marginalidad.
Tantos y tantos casos reales que vemos y nos llegan cada día y que los políticos desean ocultar. ¿Qué nos depara el mañana?