• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Alimentos para los desfavorecidos

Los datos hablan por sí mismos y silencian la demagogia de muchos de nuestros dirigentes. El Fondo Europeo para el programa de ayuda alimentaría a las personas más desfavorecidas en España destinó más de cien millones para la compra de alimentos en 2015. Según Bruselas, España ha registrado una de las mayores caídas de renta familiar y uno de los mayores niveles de desigualdad social de la UE. El pasado año eran más de un millón y medio los hogares que tenían a todos los miembros en paro. Unos casos claros de exclusión social cuya consecuencia es la privación alimentaria de ahí el nacimiento del programa del fondo de ayuda europea para las personas más desfavorecidas para el período 2014-2020, al que se destinan más de 600 millones, de los cuales del 85% lo paga la Unión Europea y el 15% restante, España. 
La falta de recursos limita las posibilidades de acceder a una alimentación equilibrada y el aumento de la demanda de alimentos ha crecido en los últimos años en España. Así el número de personas atendidas se ha incrementado desde algo menos de 900.000 en 2007 a 2.000.000 en 2.012. Una señal de la excesiva desigualdad social.
Esta ingente cantidad de alimentos no procede de los excedentes comunitarios sino que tiene un coste importante al comprarse mediante un proceso de licitación pública. Por dicho motivo cada vez es más importante que las medidas de acompañamiento estén dirigidas a favorecer la inclusión social de las personas más desfavorecidas destinatarias de la ayuda alimentaria. Señalar también que los alimentos se distribuirán entre las personas más desfavorecidas que se encuentren en situación de pobreza económica, así como las personas sin hogar y otras personas en situación especial de vulnerabilidad social.