• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Mañana lunes 8 de mayo el Pleno Municipal someterá a debate y votación la aprobación del dictamen sobre las alegaciones presupuestarias ya aprobadas en la pasada Comisión de Hacienda.

Mañana lunes 8 de mayo el Pleno Municipal someterá a debate y votación la aprobación del dictamen sobre las alegaciones presupuestarias ya aprobadas en la pasada Comisión de Hacienda. Un tecnicismo que traducido significa que los presupuestos de la ciudad de A Coruña para el 2017 tendrán luz verde. Serán efectivos de pleno derecho hacia mediados de mes, una vez publicados en el BOP. La ciudad se ha pasado medio año sin presupuesto, al igual que en 2016 y mucho me temo que para 2018 las cosas no mejorarán. Agotado el recurso de la moción de confianza y exprimido su impacto mediático el próximo ejercicio Marea tendrá que negociar sí o sí las diferentes partidas, a no ser que pretenda prorrogar el presupuesto y así enfatizar su imagen de “víctimas” tan agradecida en sus círculos mediáticos para declamar el “no nos dejan hacer…”
Ya lo dice la sabiduría popular, dos no discuten si uno no quiere. Y en este caso los socialistas vamos actuar de contrapeso conciliador frente a las dos posiciones extremas de la ciudad, en una banda mareantes y de otra populares, cada cual tensionando en donde creen que tienen más que “ganar”. Pero es curioso, en ese afán por destacar defienden posiciones imposibles e incoherentes, por antagónicas con su programa. Y pongo dos ejemplos recientes. Marea ahora defiende que el proyecto municipal de atención a los “sin techo” sea gestionado ¡por una empresa privada! Si me lo contaran de Trump me parecería una salida de tiesto más del personaje, capaz de privatizar hasta la atención social de los que nada tienen, cómo máxima expresión del neoliberalismo más salvaje y depredador, actuando con el mayor desdén hacia lo público y social. Pues hete ahí que quien defiende este modelo para la ciudad es, nada más y nada menos, que la señora Silvia Cameán, asesora municipal de Esqueda Unida ayer y hoy concejala de Justicia Social y Cuidados de Marea. 
En la otra banda los populares de María Pita no se quedan atrás. Ahora defiende a capa y espada la remunicipalización de determinados servicios, cuando fueron adalides de su privatización. Pero claro, ven tajada en la pésima gestión de lo público de Marea y destacan sus incumplimientos programáticos clamando, sorprendentemente, las bondades de la municipalización. Eso sí, tienen encerrado en la caja sorpresa a Montoro, que cada poco salta la tapa impulsado por el muelle blandiendo sus normas presupuestarias que prohíben precisamente lo que sus pupilos locales reclaman hoy desde la oposición. Pero da igual, aquí parece que vale todo con tal de lograr un titular.
Y así las cosas los socialistas en medio de dos maneras opuestas de entender la política. Dos partidos que prefieren infligir daño a su contrincante a ser constructivos para con la ciudad a la que prometieron o juraron servir. Marea por su incapacidad flagrante para alcanzar ningún acuerdo con nadie, eso sí, pareciendo que lo intentan y el Partido Popular haciendo lo mismo, pero desde la otra bancada. Y Ahí es donde nuestra posición, con nuestros votos, pretenderá ser útil llamando al acuerdo a las partes cuando se precise para defender un proyecto diferente de ciudad. 
Pd: Todo el ánimo a Francia, que impere la razón y Macron sea el nuevo Presidente de la República.