• Domingo, 22 de Octubre de 2017

Exclusión social y reciclado textil

Las instituciones que trabajan en el campo de lo social

Las instituciones que trabajan en el campo de lo social luchan con todas sus fuerzas contra una de las peores lacras: la exclusión social. Son muchos miles de personas las que se encuentran en esta situación y que tienen que acudir a entidades, instituciones y ONGS que luchan para que ese amplio colectivo pueda abandonar uno de los mundos más oscuros al no disponer de nada para hacer frente al día a día.
Una de estas instituciones que trabaja para reducir la exclusión social es Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, con distintas iniciativas siempre relacionadas con el campo laboral para un digno retorno al mundo del trabajo.
Una realidad, un ambicioso proyecto abre hoy las puertas de la esperanza en A Coruña. Su nombre es Arroupa. Se trata de una empresa sin ánimo de lucro, clasificada como de interés general, que se dedica al reciclado textil y que persigue la asistencia, el fomento de la economía social y la promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión social. Con ella se busca la incorporación al mercado laboral de este colectivo proporcionándoles un trabajo remunerado, la formación y acompañamiento necesarios para la mejora de sus condiciones de empleabilidad. El paso previo dado por Cáritas a lo largo de los últimos meses fue la apertura de una nave en Santiago, donde una docena de personas que procedían de la exclusión se encargan de clasificar las prendas que llegan de los roperos y las donaciones hechas en los numerosos contendores instalados en la diócesis.
En A Coruña podemos ayudar y colaborar hoy visitando la primera tienda de prendas de segunda mano y restos de stocks (Fernando Macia,1). La ropa de hombre, mujer y niño, complementos, calzado y bolsos que se ofrece es nueva o con muy poco uso, a precios bajos y muy competitivos. Con nuestra colaboración estaremos apoyando proyectos como el que hoy comienza su caminar y que luego lo hará en Santiago y Pontevedra. Y lo hacemos por una causa que busca sacar a las personas de la marginalidad en las que las ha metido la traidora crisis de los últimos años.