• Jueves, 14 de Diciembre de 2017

Cáritas Santiago, 50 años de servicio

Cáritas Diocesana de Santiago lleva cinco décadas trabajando por los más necesitados, los últimos de la sociedad. Y lo hace con un amplio equipo de personas, entre voluntarios y técnicos. El 6 de noviembre se cumplen 50 años desde que el cardenal arzobispo monseñor Fernando Quiroga Palacios firmara el decreto por el que se creaba la institución a nivel diocesano para trabajar por los desfavorecidos.
Durante este medio siglo Cáritas Diocesana de Santiago profundizó en la forma de entender y ejercer la caridad. Se pasó del reparto de limosnas, comida o ropa a las personas que lo demandaban, a una forma más directa de atención. Con los años y la experiencia adquirida se desarrolló la práctica de la caridad hacia una relación de atención y escucha a la persona que se acerca a las puertas de Cáritas para plantear sus problemas y buscando una posible solución. 
Me voy a centrar en algunos datos significativos del trabajo que desarrolla la institución. La red de Cáritas en la Diócesis de Santiago está constituida por 288 Cáritas Parroquiales y cinco Interparroquiales, donde colaboran 2.480 voluntarios con el apoyo de 2.430 socios y 105 personas contratadas en concepto de técnicos. Una labor que realizan en un territorio de 8.546 km2, que cuenta con 1.287.118 habitantes y 1.070 comunidades parroquiales
En Cáritas los voluntarios son elementos esenciales de la identidad para desarrollar la acción social de la caridad. Su trabajo implica realizar un servicio desinteresado, libre, gratuito y responsable en beneficio de la comunidad. Los voluntarios son el principal activo que tiene la institución que da gratis lo que recibe gratis: el amor. 
En todo este proceso de ayuda la Animación Comunitaria genera un papel fundamental al promover la participación desde un trabajo de promoción, prevención e integración, con una opción prioritaria por las personas en situación de mayor dificultad. En la última Memoria de Cáritas Diocesana se señala que el equipo de Animación Comunitaria recorrió un total de 36.220 kilómetros viajando por la diócesis, que estuvo presente en 341 reuniones de equipos de voluntariado, jornadas de formación y encuentros de sensibilización, con 253 equipos.
En el terreno de la acción social, Cáritas dirige sus prioridades a formular los derechos sociales de los excluidos y a transmitir a la sociedad la idea de que la lucha contra la pobreza pasa por un cambio en nuestros estilos de vida. Las actividades de la institución se especializan en la prevención, insistiendo en la educación y formación de los colectivos sociales de riesgo sin abandonar la reinserción y la asistencia primaria. Desde el compromiso con la justicia se promueve el cambio social, tanto en las estructuras como en los mecanismos y cimientos. En fin, medio siglo de trabajando por la justicia es demarcador de la gran labor que realiza esta institución. Por mi parte considero que ante la tremenda realidad de la pobreza es necesario una mayor esfuerzo para encontrar el lugar de actuación y hacerlo de una manera de estar en nuestro mundo.