• Martes, 24 de Octubre de 2017

AVE o VEA, el engaño permanente

Hace muchos años, demasiados diría yo, que oigo a los políticos, sean del partido

Hace muchos años, demasiados diría yo, que oigo a los políticos, sean del partido que sean, como se les llena la boca hablando de fechas y realizaciones para que el AVE haga el recorrido en totalidad entre Madrid y Galicia. Todos ellos mienten. Todos nos han estado engañando en las dos últimas décadas. Y digo esto con rotundidad porque el tren de Alta Velocidad (AVE) no llegará nunca a nuestra comunidad autónoma. Tendremos un sucedáneo, al que quiero llamarle VEA (Tren de Velocidad Alta), con el que deberemos de contentarnos los que utilizamos varias veces en el mes la red ferroviaria para enlazar Santiago de Compostela y la estación madrileña de Chamartín.
No hace muchas lunas, y me afianzo en lo de las lunas, que tomé por primera vez el tren que parte de Santiago a las cinco de la mañana para llegar poco después de la diez a Madrid. Es un alternativo medio de transporte competitivo en tiempo con el aéreo, aunque le sigue sobrando cerca de una hora de recorrido. En total son 305 minutos (cinco horas y cinco minutos) de machacón ruido por las vías bastante malas por las que tienen que rodar estos trenes.
La capital de Galicia y el centro de Madrid están separados férreamente por 487 kilómetros. Un recorrido que se hace con una media -descontando las paradas en las estaciones- de 97 kilómetros a la hora. Con la tranquilidad que me daban las primeras horas del día fui midiendo tiempos de recorrido que no superaron los 88 kilómetros a la hora en una gran mayoría de trayectos. Muy lejos de los registros obtenidos de 249 kilómetros de media que hace el AVE que une Madrid y Barcelona.
El AVE, por mucho que se empeñen los políticos, será para los gallegos un recuerdo, un deseo y a la vez una quimera. Se acortará el recorrido en una media hora, aproximadamente, entre Santiago y Madrid y seguirá siendo un Tren de Velocidad Alta (VEA) con el que tendremos que contentarnos y pensar, mirando hacia atrás, que muchas veces el viaje a Madrid, en litera o sin litera, tardaba más de 14 horas en arribar a la capital de España.
Los responsables de la red ferroviaria y los políticos, que son los que toman las decisiones, no pueden seguir engañándonos con la llegada del AVE para dentro de tres años. Sí, llegará un tren más rápido que los actuales pero al que nunca le podremos llamar de Alta Velocidad. Eso queda para catalanes, andaluces, valencianos, y un largo etc. al que no se unirá nunca Galicia.