• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Nuevo tiempo teatral

Estreno en el Rosalía. Ciclo principal. Dos funciones del elenco Kamikaze

Estreno en el Rosalía. Ciclo principal. Dos funciones del elenco Kamikaze con llenos y puesta en escena de ‘’Todo el tiempo del mundo’’ firmado y dirigido por el escritor argentino, afincado en Madrid, Pablo Messiez. Alambicada y muy interesante obra con reminescencias surresalistas, filosóficas y roces de Joyce., Kafka y Jimenez Lozano. 
Telón alzado. Escenografía bien conseguida del interior de una zapatería. Escaparates, puerta de acceso, calle. Anaqueles con cajas de zapatos. Mostrador. Jarrones con flores. Bancos y espejos para ver los pies. Suena canción moderna y los personajes irrumpen la escena antes de iniciarse la representación. 
Argumento con realidad virtual. Un zapatero de señoras cada noche, al cerrar su establecimiento, recibe diferentes visitas que le testimonian días pasados, horas actuales y deseos que implican mañanas futuras. Tiempo eterno que se sirve en comprimidos con la abuela, su esposa, su hija, sus amigos. Entrañable baile de padre e hija descalza sobre sus pies. 
¿Nos determinan los recuerdos? ¿Si se olvidan niegan que hemos vivido? ¿La muerte no nos alcanza porque son otros los que fallecen? Lo que pasará no existe. Nadie sabe nada. Hasta el afecto podemos volcarlo en un borracho marginado. Hay que estar ciego para ver –confiesa el protagonista– y sordo para oir. Únicamente podemos abrazarnos al amor como tabla de salvación. O volver a vivir cuando la madre rompa aguas.
Llamativa propuesta onírica de un pequeño comercio en su grandeza soñadora. Una crónica de verdad que discurre paralela a la ficción teatral. Planos de una certeza que atesora el porvenir. Personas que son espejos aunque no las hayamos conocido. Que están muertos como los espectadores, simples sombras de recuerdos como nos transmiten los cómicos: Amanda Recacha, Rebeca Hernando, Óscar Velado, María Morales, José Juan Rodríguez, Íñigo Rodríguez Claro y Mikele Urroz.
El aire de la Carolina de Jiménez Lorano late con fuerza.