• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Pazo de Meirás y populismo

actualmente la política se ha convertido en un toma

actualmente la política se ha convertido en un toma y daca de populismo a la carta; da lo mismo lo que sea, el caso es abrir la puerta y despotricar a voces sin sentido y decir lo que viene en gana. Es lo que tiene el privilegio de ser aforado, que digan lo que digan, todo parece que les suena mejor al oído. Pero la cruda realidad es muy diferente. Por ejemplo, el pazo de Meirás, antigua casa solariega de la condesa doña Emilia Pardo Bazán. Sus descendientes, que residían en Madrid (Villa y Corte), pusieron en venta la imponente mansión, interesándose Pedro Barrié de la Maza por la propiedad, pero con el objeto de traspasar la titularidad al entonces jefe del Estado, para que en sus estancias veraniegas, Galicia se convirtiese en la capital del Estado, lo que repercutiría económicamente en toda la región debido a la cantidad de gente y miembros del Consejo de Ministros que se desplazarían para tomar decisiones en las estancias del propio pazo, y así fue como se hizo.
Ahora bien, se pudo haber puesto a nombre de Patrimonio del Estado y entonces se podría reclamar por ley la devolución del bien patrimonial, aunque tengo dudas de que se llevase a efecto, por haber mediado una compra-venta del pazo, que es lo que ocurre ahora. El bien, por legado, se halla en poder de los sucesores de Franco. Lo cual refrenda que el inmueble nunca fue propiedad del pueblo, como se manifiesta de forma continuada.
Lo que aconteció fue que los promotores propusieron una cantidad, esta no llegaba y el vendedor tenía prisa por cerrar el trato, entonces surgió la idea. Hacer partícipes a los trabajadores públicos y funcionarios en general de ayuntamientos, la Diputación y el Estado, residiendo o trabajando en la provincia de La Coruña (solo en esta provincia) dedicasen dos días de trabajo mensual de forma voluntaria, (aunque como todo el mundo sabe, era de obligado cumplimiento) a fin de recaudar la diferencia y que el pazo pasase a figurar a nombre de anterior jefe del Estado.
Jurídicamente es propiedad de la familia, que lo tiene, y cualquier retrocesión efectiva del inmueble tendrá que hacerse de común acuerdo con sus propietarios, bien sea por compra-venta, previo precio ajustado o bien por intercambio de otros inmuebles y solares que la parte reclamante pueda aportar. Lo que no se puede y va contra la ley de división horizontal, es enajenar un bien patrimonial por la fuerza, solo con el razonamiento político.
El pergamino dice que las Torres de Meirás son como un homenaje del pueblo y provincia de La Coruña, rezando; “La ciudad y provincia de La Coruña hicieron la ofrenda-donación de las Torres de Meirás al jefe del Estado” (...) dicho pergamino consta firmado por el gobernador civil de la provincia, el alcalde de La Coruña y el presidente de la Diputación Provincial.
De modo que el populismo confunde realidad y ficción. Las Torres de Meirás tienen un dueño jurídico y solo cabe el diálogo.