NUEVO ESCENARIO POLÍTICO

Ante el fracaso por dos ocasiones de la investidura

Ante el fracaso por dos ocasiones de la investidura del aspirante a presidente del Gobierno español Pedro Sánchez, se pone la vista en la repetición de las elecciones generales. Todo este asunto se debe a la irresponsable política del líder socialista que se refleja en su falta de diálogo con los populares. Ni siquiera se pudo formar un gabinete provisional que apenas durase un año debido a la difícil gobernación que representaría una coalición tan complicada entre Ciudadanos y socialistas con el apoyo condicional de Podemos, para tener la mayoría absoluta.
Aunque Podemos ha dejado muy claras sus intenciones y estas pasan por un pacto único de PSOE y Podemos, excluyendo a Ciudadanos, con un reparto de poder que los socialistas no pueden asumir debido a malévolas intenciones del líder de la formación morada. Las consecuencias de su negativa a echar una mano a los socialistas en la investidura de Pedro Sánchez han de verse a corto plazo en las que los socialistas dieron con respecto a las formaciones afines a las Mareas y otros satélites de Podemos. 
Al Partido Popular le vendría bien una temporada en la oposición para recomponerse y limpiarse de las tramas corruptivas, para no estar siempre al hilo de la noticia. Los pocos implicados han hecho mucho daño al partido. Tampoco los socialistas se libran de esta lacra; aunque bramen contra los populares, muchos de sus miembros se hallan imputados en numerosos casos de corrupción.
Por tanto al no haber entendimiento, la escena se refleja en tener un gabinete en funciones, aunque previsiblemente los resultados volverán a ser muy reñidos. En lo que respecta a las Mareas, al ir en conjunto en las elecciones con Podemos, bajo su nombre y tutela, han sacado quizás más votos por dicha marca que si hubiesen ido por libre, la gente votó por una formación salida del inconformismo y de ahí el éxito alcanzado, por el devenir de populares y socialistas. 
Estas formaciones regionales se sienten ahora engañadas por Podemos y están en lo cierto, pero jugaron las cartas equivocadas y perdieron. Ahora no queda otro remedio que entenderse debidamente con los socialistas si quieren seguir en los ayuntamientos, porque si obvian a estos, pronto se verán desalojados de sus puestos por las mociones de censura.
Con el alcance y distribución de los escaños se sabrá cuál es el nuevo escenario político, que puede ser igual al actual con pequeñas diferencias, pero que puede también llevarnos a un callejón sin salida con los mismos actores, al igual que acontece ahora mismo.