• Martes, 21 de Noviembre de 2017

Las viviendas vacías

Mucho se habla acerca de las viviendas vacías en España, en términos generales,

Mucho se habla acerca de las viviendas vacías en España, en términos generales, pero pocos son los datos reales a los que agarrarse salvo las estadísticas que se ofrecen, pero que tampoco son muy fiables, ya se sabe que si cuatro van a un restaurante y dos se comen un pollo, la estadística dirá que se lo han comido entre los cuatro, cuando no es así, pues esto pasa con las viviendas vacías, que según de quien venga la información así se escribe, pero al escuchar a la otra parte menos interesada en el tema, uno se da cuenta que tanto va el cántaro a la fuente que acaba por romperse y esto es lo que sucede con el mercado inmobiliario.
Según quien cuele la información se puede interpretar de varias formas distintas, bien en modo convergente o divergente. A veces se juega de forma social con la Psicología, con el precio de la vivienda y con la ley de la oferta y la demanda, en estos casos para tirar al alza con el argumento de que la crisis ha pasado y es el momento de efectuar la compra, los precios ya han bajado todo lo que debían y no lo hará más, ahora toca subir porque se incrementa la demanda y no hay oferta, esta explicación data del grupo denominado convergente e interesado en seguir alimentando la burbuja del ladrillo, de lo cual se desprende que después de todo lo acaecido, en lo peor de la crisis aun negaban la evidencia y a estas alturas no han aprendido nada de la lección recibida que les haga ver cual es el nuevo horizonte y por donde deben llevar las riendas de un mercado inmobiliario cambiante en el modelo y en la forma de su planificación, para el sector nada ha cambiado pese al fracaso anterior y se pretende por algunos volver a repetir aquella horrenda experiencia en que quedó el paisaje español, sembrado de esqueletos a medio levantar del suelo y otros casi finalizados como mudos testigos de lo que nunca se debió hacer, pero se hizo y ahí están las consecuencias
Ahora bien, vayamos a la realidad y esta es muy tozuda, la cual nos dice que España cuenta con casi 3,5 millones de viviendas vacías y sin comprador, mientras que Galicia tiene cerca de trescientas mil, en las mismas condiciones, solo superada por Cataluña y Andalucía, mientras que Madrid está por debajo de Galicia en casi cuarenta mil menos, representando el 18,6% del total construido, siendo entre otras las principales causas la demografía gallega (bajo mínimos)  y la emigración a los diversos lugares del exterior, llámese mercado nacional e internacional.
De las viviendas vacías en Galicia, hay 78.000 que se levantaron en los últimos 25 años y que a su vez coincide con el bum inmobiliario y el consiguiente brusco pinchazo del sector que lo llevó al caos y con ello arrastró a toda la economía. Si nos ceñimos a la Coruña, tiene 19.000 viviendas vacías, de las cuales 4.000 se han construido en pleno siglo XXI, Vigo, otras 18.500, Santiago y Pontevedra, rondan las 7.000 cada una, Orense cuenta con 14.500 y Lugo con otras 12.000 viviendas sin ocupar. Es cierto que algunas viviendas del centro de las ciudades se revalorizan más rápido, pero no es cierto que sea una tónica general.