• Miércoles, 28 de Septiembre de 2016

El lehendakari

España es bastante más que lo que sucede en Madrid.
 

España es bastante más que lo que sucede en Madrid. La costumbre entre los grandes medios de comunicación con sede en la capital de centrar el foco en cuanto sucede en Madrid difumina los ecos de cuanto acontece en el resto del país o los condena a existir solo cuando son sucesos extraordinarias. La excepción ha sido Cataluña. Por razones obvias porque que unos políticos pretendan desgajar una parte de España es una cuestión de interés nacional. Pero de ahí no pasan o apenas pasan los grandes medios. Escribo bajo la impresión (favorable) que me han causado unas declaraciones de Urkullu, candidato del PNV a lehendakari, cuya trayectoria está marcada por la moderación y que ha dicho verdades contundentes: “La independencia en el siglo XXI es hablar de imágenes del pasado. Hoy es imposible que un Estado se pueda declarar independiente”. Al tiempo que, dirigiéndose a la izquierda “abertzale”, formula preguntas muy sensatas: “¿Tan difícil es reconocer que matar estuvo mal?”.
Pese a que Urkullu lleva desde 1984 metido en política hasta hace poco apenas tenía perfil en el retablo de la vida política española. Un político así no se forja en un mandato como presidente de una comunidad autónoma ni en los debates de una campaña electoral. La cosa viene de atrás. Del día a día de alguien que tiene los pies en el suelo y con seriedad dedica su tiempo no a crear problemas sino a resolverlos. Es a los ciudadanos vascos a quienes corresponde juzgar su tarea y el grado de credibilidad de sus compromisos electorales, pero tengo para mí que estamos ante un gran político que hace tiempo debería haber sido reconocido como tal en Madrid.