• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

La división del PSOE

En el PSOE no dan con la tecla para enderezar el partido. Que sigue bajando

En el PSOE no dan con la tecla para enderezar el partido. Que sigue bajando en intención de voto. Pasarán meses antes de que los votantes socialistas olviden el espectáculo que dieron los dirigentes en el comité federal que acabó con la defenestración de Pedro Sánchez, al que forzaron a dimitir porque en su fijación para llegar a La Moncloa parecía dispuesto a pactar con los partidos separatistas.
En un primer momento se llegó a pensar que Susana Díaz había decidido postularse como candidata a dirigir el partido. Con el paso del tiempo se ha visto que no tiene amarrados los apoyos suficientes. Susana Díaz recela de las primarias porque sabe que una parte de la militancia está furiosa y la señala como responsable de la “conspiración” para tumbar a Sánchez. En ese escenario unas primarias podrían ser letales para las aspiraciones de la lideresa andaluza. En la gestora quieren retrasar la celebración del congreso del que debe surgir el nuevo líder. Están a la espera de que pueda forjarse un consenso en torno a una figura que pudiera ser Susana Díaz u otro dirigente. Suenan Patxi López y Ramón Jáuregui.
Cualquiera de los dos podría encarnar la figura de transición que necesita el PSOE para “resetear” su discurso y aclarar hasta dónde va a llegar el grupo parlamentario en su apoyo al Gobierno. Apoyo que una parte de la militancia ni entiende ni comparte y que es el origen de los corrosivos dicterios de Pablo Iglesias. TQuienes esperan que el tiempo serene las aguas en el PSOE no han calculado que el descontento que en los simpatizantes les puede llevar a la indiferencia o a Podemos.