• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Bush, Blair, Aznar

Asu manera, Georges W. Bush se disculpó por haber desencadenado la guerra de Irak al reconocer

Asu manera, Georges W. Bush se disculpó por haber desencadenado la guerra de Irak al reconocer que el mayor error político cometido durante sus ocho años en la Casa Blanca fue hacer caso a los informes de los servicios secretos que aseguraban que Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva. El reconocimiento del error se produjo en el transcurso de una entrevista emitida por la cadena ABC News a finales de 2008. “El mayor arrepentimiento de toda mi presidencia tiene que ser el error de Inteligencia en Irak. Mucha gente se jugó su reputación al decir que las armas de destrucción masiva eran una razón para derrocar a Sadam Hussein”.
En otra entrevista concedida a la cadena CNN en octubre del 2015, el exprimer ministro británico Tony Blair pidió disculpas por haber implicado a su país en la guerra de Irak basándose en información de Inteligencia errónea. Blair también reconoció que no supo prever que el derrocamiento de Sadam abriría las puertas a la violencia que arrasa desde entonces la región y está en el origen del nacimiento y auge del Estado islámico. En aquella desgraciada decisión que llevó a invadir Irak (una guerra y una ocupación que ha costado más de medio millón de vidas) Bush y Blair fueron respaldados con el entusiasmo atolondrado propio de un cadete por el ciudadano José María Aznar, presidente del Gobierno de España.
Su “joint venture” para la guerra quedó inmortalizada en la famosa foto de las Azores. Aznar que reapareció el miércoles en un programa de Tele 5 dijo sentirse orgulloso de aquella foto. La mejor de su vida, según sus palabras. Bush y Blair han reconocido el error. A juzgar por lo que dijo, Aznar, impasible el ademán, se siente orgulloso de aquella triste aventura. El índice de audiencia del programa, el más bajo entre los 55 realizados por Bertín Osborne, ofrece una pista acerca del crédito que tiene el personaje. Pero el mal hecho ya no tiene remedio.