• Martes, 12 de Diciembre de 2017

El concierto económico

La polémica de los últimos días, orillando incluso las ocurrencias de Puigdemont,

La polémica de los últimos días, orillando incluso las ocurrencias de Puigdemont, ha estado centrada en la aprobación por parte del Congreso de la ley del cupo vasco, que es la cantidad que debe de pagar el Gobierno vasco a la Administración General del Estado por los servicios que esta presta en la comunidad autónoma. El punto de discusión ha estado centrado en cómo se ha llevado a cabo el cálculo de la cantidad resultante, ante la sospecha que el Gobierno ha sido benévolo por razones partidistas y políticas: necesita el apoyo del PNV para sacar adelante los Presupuestos del próximo año. Pero la polémica tiene otro motivo de fondo que de forma periódica aparece en el debate y que no es otro que el considerar que el concierto económico del que gozan Álava, Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra es un privilegio y por ende, un motivo de agravio hacia el resto de comunidades autónomas. Para los no iniciados en la materia, convendrá recordar que el concierto económico es el instrumento jurídico que regula las relaciones financieras entre los territorios forales del País Vasco y Navarra con el Gobierno. El concierto hunde sus raíces en los derechos forales del siglo XIX y tras diversos avatares –Franco suspendió el concierto de Vizcaya y Guipúzcoa pero mantuvo el de Álava y Navarra– fue restituido por el Gobierno de Adolfo Suárez en 1981.
La Constitución dice textualmente que “ampara y resta los derechos históricos de los territorios forales”. Es decir, se podrá considerar que el concierto económico del País Vasco y de Navarra es un privilegio, que lo es, pero también habrá que aceptar que es plenamente constitucional, que fue aprobado en su día, y que los que sean partidarios de su supresión o modificación, deberán hacerlo a través del cambio del texto constitucional. Es cierto que a raíz del clima social y político generado por el proceso independentista en Cataluña, ha habido una reacción en la ciudadanía española que puede llevar a crear las condiciones para que cosas que hasta ahora se consideraban intocables puedan ser cuestionadas y replanteadas. Si eso se hace por los cauces legales previstos no habrá nada que objetar. Pero habrá que sopesar también que uno de los motivos por el que el nacionalismo vasco aceptó entrar en el marco constitucional en 1978 fue el de la recuperación del concierto económico. Como muchas cosas en la vida, todo tiene sus pros y sus contras. Corresponde a los gobernantes y a los partidos sopesar unos y otros.