• Martes, 24 de Octubre de 2017

Rajoy hace balance

LIos hay que todavía se empeñan en presentar a España

LIos hay que todavía se empeñan en presentar a España como un país de pobres, de desigualdades y de gentes sin derechos, donde los empresarios son malvados cuya única misión diaria es maltratar a sus trabajadores, pagarles poco y, en cuanto pueden, echarles de la empresa. Claro que España ha pasado una crisis de caballo. Los empleos se perdían por miles y como consecuencia muchos ciudadanos perdieron su casa, no podían pagar los consumos básicos y tuvieron que recurrir a los comedores sociales. Seguir manteniendo esa realidad como si no hubiera pasado nada además de injusto es falso.
El presidente del Gobierno hizo el viernes un repaso a las cifras conocidas y, vistas así una detrás de otra, queda claro que España ha dejado atrás lo peor de la crisis. Ya son 14 trimestres consecutivos que el PIB crece. De hecho, ya se ha recuperado el nivel anterior a la crisis. Prácticamente hay 19 millones de personas trabajando. Se ha rebajado el paro juvenil y el de larga duración. Ha aumentado el consumo, la inversión productiva, las exportaciones y el turismo. Aún así, como dijo Rajoy, todavía hay más de 3 millones de personas en paro y hay que lograr mejorar las condiciones para que las empresas sigan reflotando su cuenta y contratando trabajadores. Claro que hay que mejorar los salarios, pero también la productividad y la competitividad. Hoy el 40% de las empresas, según datos de la Agencia Tributaria, no ganan dinero y así es difícil que puedan aumentar las plantillas o mejorar los salarios.
Visto lo ocurrido en los últimos años, está claro que las reformas han funcionado, por lo que habría que insistir en ellas y sobre todo hay que insistir en que el sector público ayude a este proceso reduciendo sus gastos y sus necesidades de ingresos y financiación para que sean las empresas las que vean sus costes reducidos, además de eliminar trabas y facilitarles el trabajo, ya que son las que crean puestos de trabajo. Esta debería ser, ahora que los indicadores han mejorado, la meta. Menos trabas y menos cargas para que aumenten su tamaño, su negocio y sus posibilidades de crear riqueza.