Las multas de la estiba

La liberalización de la estiba sigue siendo un quebradero de cabeza.

La liberalización de la estiba sigue siendo un quebradero de cabeza. Los estibadores no han aceptado ninguna de las propuestas que encima de la mesa han puesto el Gobierno y las empresas. Los 6.100 trabajadores quieren por encima de todo que la ley les garantice el empleo y las condiciones laborales de que gozan. Nada más y nada menos.

El diario “ABC” hacía una comparativa de sueldos medios en España en distintas actividades de la producción. Un estibador gana 3 veces más que el salario medio general y que el de la construcción. Pero es que ganan más que los médicos y los directores gerentes. Si tomamos el sueldo medio de un estibador del puerto de Valencia, la cosa es aún más escandalosa, ya que allí el sueldo medio de un estibador es superior a los 100.000 euros. Parece lógico que este núcleo de trabajadores no quiera perder sus privilegios y no solo hablamos de salario, sino de trabajo de por vida, jubilaciones tempranas, puestos de trabajo de padres a hijos y familiares y pocas mujeres.
Frente a esto, nos encontramos con unos partidos que han decidido dejar solo al Gobierno. Bruselas, a la vista de que no se llega a ningún acuerdo, ha decidido activar las sanciones. Parece complicado el acuerdo dada la cerrazón de los estibadores con la subrogación de los contratos, que prohíbe la legislación comunitaria. El Gobierno tendrá que volver a presentar el real decreto ley y convencer a los diputados necesarios para su aprobación. De no ser así, debería señalar a quienes con su actitud irresponsable van a echar en los hombros de los españoles multas millonarias. Lo debería hacer todas y cada una de las semanas.